Entrada siguiente

Selectividad, nacionalismo y patria chica

El otro día, los jóvenes de segundo de bachillerato se presentaron a la PAU, más conocida como la Selectividad. En Filosofía, en la Comunidad Valenciana, preguntaron a Tomás de Aquino, Descartes, Kant y Nietzsche. Contra todo pronóstico, y tras varios años, no salió Platón. El examen, la verdad sea dicha, fue asequible. Nada de textos oscuros y términos excepcionales. Como diría Julio César si levantara la cabeza: "Alea jacta est". La prueba de Lengua y Literatura, por su parte, no estuvo exenta de polémica. El comentario de texto versó sobre "La estirpe de los equidistantes", un artículo de Vicente Vallés; publicado, hace un par de meses, en el diario La Razón. El texto recordaba la figura de Manuel Chaves Nogales, escritor y periodista republicano. A colación del escrito, se hizo la siguiente pregunta: "Escriba un texto en registro formal de entre 200 y 300 palabras en el que desarrolle el siguiente tema: 'En qué consiste para Vd. ser patriota'".

Durantes estos días, he recibido varios correos de jóvenes valencianos. Jóvenes que querían saber "En qué consiste ser patriota", un término – según ellos – alejado del lenguaje político de nuestros días y, por tanto, extraño en sus vidas. Tanto el Tesoro de la Lengua Castellana de Sebastián de Covarrubias de 1611 como el Diccionario de Autoridades de 1726 definen patria como "lugar, ciudad o país en que se ha nacido". Así, con estas fuentes en la mano, "ser patriota" sería algo así como "ser de Alicante, Madrid o Barcelona", por ejemplo. L' Enciclopédie añadió, a la definición anterior, la extensión: "el estado libre del que somos miembros y cuyas leyes garantizan nuestras libertades y nuestra felicidad".  Ser patriota, atendiendo a la connotación ilustrada, sería aquel que vive en un lugar que lo hace libre y feliz. Las autocracias – el franquismo y el nazismo, por ejemplo – quedarían fuera del círculo porque no garantizan, entre otras cosas, la libertad de sus miembros. Ser patriota podría identificarse con "el amor a la libertad" y "el amor a la felicidad". O dicho de otra manera, "ser patriota" sería algo así como "ser demócrata".

A partir de la Revolución Francesa, la patria adquirió mayor carga emocional que el concepto "nación". Ser patriota implicaba: "pasión por la tierra". Pasión por esa tierra natal que garantiza la libertad y felicidad de sus miembros. Una pasión que se canta a ritmo de La Marsellesa y que se esculpe en los altares franceses: "El ciudadano nace, vive y muere por la patria". La patria pasional sirvió a los nacionalismos para construir sus proclamas. En España casi nunca cuajó el "¡Todo por la patria!" del vecino germano. Y no cuajó, queridísimos lectores, porque en este país hay como dijo Sánchez un "Estado plurinacional", un mosaico de "patrias chicas" que eclipsa el grito al unísono de la pasión por España. Y ese conglomerado de "patrias chicas" se convierte en un conflicto intrínseco que afecta a nuestra idiosincrasia histórica. Un conflicto, como les digo, entre patriotas – catalanes, valencianos, vascos, andaluces y gallegos, por ejemplo – que suscita odios y rencores. Existe una contienda de sentimientos y afectos culturales que va más allá de la nacionalidad que aparece en el Documento "Nacional" de Identidad.

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. Max Ophuls

     /  16 junio, 2021

    Indiscutiblemente, si hablamos de patria, en un sentido histórico, la única realidad es España. El conglomerado romántico nacionalista va por otros cauces, como la visión mitológica o emocional, no exenta de sesgo ideológico y falsedades históricas malintencionadas… Tal vez la única patria decente es la infancia. Pero si tuviera que responder a esa pregunta en un examen me inclinaría por referenciar a Gustavo Bueno y su libro “España frente a Europa” porque el concepto de España como nación es lo único que podemos constatar históricamente.

    Responder

Deja un comentario

  • SOBRE EL AUTOR

  • Abel Ros (Callosa de Segura, Alicante. 1974). Profesor de Filosofía. Sociólogo y politólogo. Dos libros publicados: “Desde la Crítica” y “El Pensamiento Atrapado”. [email protected]

  • Categorías

  • Bitakoras
  • Comentarios recientes

  • Archivos