Entrada anterior
Entrada siguiente

La máscara educativa

Desde que nació la sociología, hace aproximadamente doscientos años, los sociólogos han observado los fenómenos sociales con el prisma de la lejanía. Alejarse del objeto de estudio, fue uno de los principales argumentos defendidos por Weber cuando hablaba de sociología. Una ciencia social desprovista de valores, decía el padre de la burocracia, era necesaria para construir tipos ideales (moldes abstractos para analizar las realidades). En el espacio de los conceptos existen paralelismos o correlaciones – dicho en términos modernos – entre fenómenos, "a priori", distintos y lejanos. En "La ética protestante y el espíritu del capitalismo", Max Weber, estableció conexiones entre las montañas de la razón y los mares de la fe. No afirmó de forma rotunda el carácter determinista de lo uno – el calvinismo – sobre lo otro – la industrialización -, pero sí observó que en la Inglaterra de finales del XVIII surgieron de forma dialéctica sendos fenómenos. 

Más en Diario Siglo XXI

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Interesante perspectiva…

    Responder
  2. Jose Manuel Llopis Gil

     /  23 septiembre, 2020

    Hoy en día aceptando la física cuántica, que nos informa que el SER HUMANO no estudia la naturaleza, sino su PERCEPCION DE LA NATURALEZA. El cambio es DESCOMUNAL.

    Responder

Deja un comentario

  • SOBRE EL AUTOR

  • Abel Ros (Callosa de Segura, Alicante. 1974). Profesor de Filosofía. Sociólogo y politólogo. Dos libros publicados: “Desde la Crítica” y “El Pensamiento Atrapado”. [email protected]

  • Categorías

  • Bitakoras
  • Comentarios recientes

  • Archivos