• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Cien días de Rajoy

Las promesas de don Mariano han caído en el saco roto de las palabras. Con tan solo cien días en el sillón de la Moncloa el desmantelamiento del Estado del Bienestar es solo un aperitivo de lo que queda todavía por llegar. La ignorancia de un millón de votantes procedentes de la izquierda ha legitimado el ruido urbano del presente. Hoy con la rosa en el puño de la derecha, la izquierda de este país llora la culpa de su sumisión ante el guante blanco de sus derechos. La contrarreforma o mejor dicho, el empobrecimiento social de la clase media en contraposición con la dolce vita de los pudientes deja patente la trampa que durante meses anticipamos  en las humildes líneas de este blog.

Después de cien días en el poder, la escoba ha vuelto a barrer para las capas de la nobleza. El rodillo azul de la derecha ha tapado los aciertos rojos de Zapatero. La involución, o dicho de otro modo, la resistencia al cambio, como rasgo distintitivo del conservadurismo occidental ha quedado patente durante estos tres meses gobernados por  Rajoy. La eliminación de Educación para la Ciudadanía, la vuelta con la ley de plazos del aborto, los toros como "ingrediente de la marca España" en palabras de Wert, el abaratamiento del despido, el aumento de poder de las corbatas en detrimento de los cuellos azules de la balanza, la subida del IRPF con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo, la vuelta con las  teorías de la conspiración como instrumento de la derecha  para legitimar sus medidas basadas en la desigualdad, y la sumisión a los dictados de Merkel para "sacar la barriga" en las calles de Europa, son una pequeña muestra de la contrarreforma de la derecha en sus cien días de Moncloa.

El último error de ZP ha sido el mayor favor que las filas socialistas han hecho al nefasto gobierno de don Mariano. Con Rubalcaba a la cabeza el discurso progresista ha perdido la credibilidad necesaria para recuperar el millón de desencantados que votaron cambio y se han encontrado con la vuelta a su pasado. La figura de Alfredo es el recuerdo constante de las políticas neoliberales de Zapatero. Las mismas decisiones que le costaron el cetro a José Luis por traicionar sus principios socialdemócratas y romper con la identidad política de sus votantes. La mesa democrática sin la pata de una oposición crítica y alternativa es la causante de buena parte de los abusos de poder de las mayorías. La disputas internas por conseguir el sillón en la casa de Ferraz ha dejado huérfanos de voz a millones de votantes que convencidos de la despolitización de la crisis votaron a la rosa como la mejor opción para evitar el vuelo bajo de las gaviotas.

La involución que decíamos atrás y una oposición desacreditada son la combinación perfecta para que miles de ciudadanos afectados por las "élites tóxicas del poder" salgan a la calle para manifestar su descontento con sus elegidos. Es precisamente el cabreo social con el poder, el lubricante que une a nuestros manifestantes con los millones de ciudadanos que un año atrás perdieron su vida en diferentes plazas de corte musulmán. La #primaveravalenciana deja en las pantallas del televisor  la huella crónica de una España herida que vive angustiada por la asfixia de su presente, ante la incapacidad de sus élites para poner remedio a lo irremediable.

Deja un comentario

8 COMENTARIOS

  1. Anna

     /  3 marzo, 2012

    ummm…si no recuerdo mal, rajoy es presidente desde el 22 de diciembre del 2011, entonces serán 70 días en el poder, no 100.

    Responder
  2. R.Fawkes

     /  6 marzo, 2012

    Salimos de la dictadura utópica “zapaterista” para meternos en otra aun por ver la del señor Rajoy, no hay nada más que decir porque ya se escucha en la calle, el descontento de una sociedad Española que ve como se oscurece su futuro y se pierde el del sus hijos,para todos aquellos, donde yo me incluyo, quiero recordar aquellas palabras que plasmo Antonio Machado.“Caminante, no hay camino,se hace camino al andar.” ya que es lo único que nos queda… Me han sorprendido mucho este articulo, quizás algunas partes que no tienen la menor importancia en el articulo, pero si me lo permiten.

    A que viene ahora tanto descontento por el mundo del toreo? Se ha relacionado mal esta pasión tan típica Española, que a grandes personalidades como Lorca, Picasso, Machado apasionó y reflejaron en su arte.

    Responder
  3. rosa

     /  6 marzo, 2012

    R.Fawkes…es muy difícil andar cuando te van poniendo piedra tras piedra en el camino, no??…El tema de los toros puede ser discutible,por supuesto,para gustos los colores…Pero a mi me hubiera gustado mucho mas que el señor Ministro de Educación y Cultura declarara "marca España ",por ejemplo, la I+D+I… o Educación para todos en igualdad de condiciones y el que quiera lujos privados que se los pague de su bolsillo…o no se pueden recortar los gastos en ambos campos…etc….En cuanto al gobierno Rajoy,en su conjunto,es difícil hacer camino cuando todo el camino ya hecho se deshace por Decreto…bajada de salarios a los trabajadores,que no a los empresarios…dinero a espuertas para salvar a los Bancos que nos han llevado a esta crisis,mientras ellos deniegan los créditos y desahucian a la gente humilde de sus casas…subida de impuestos a los que viven de una nómina,pero no a los ricos y poderosos…leña a los estudiantes que protestan con toda la razón…copago en la sanidad pública que cada vez es menos pública…nueva ley del aborto,que impedirá abortar…despidos practicamente gratis y ERES sin control previo…etc,etc…Uuuffff…cuántas piedras en el camino !!.

    Responder
  4. R.Fawkes

     /  7 marzo, 2012

    Hola Rosa!, tienes toda la razón sobre el camino tan apedreado que tenemos que superar todos y más difícil para nosotros la juventud. Pero tenemos que tener clara una cosa, nuestro es el futuro y nuestra es la responsabilidad de que en el se corrijan los errores que otros han querido para la sociedad española actual. Y cierta culpa recae en gran parte de nosotros, cuando el ladrillo daba de comer a media España todos agachamos la cabeza para no mirar la política corrupta que se movía, era mucho más fácil reír y presumir del mercedes de ultima generación que conducíamos. A mi lo que de verdad me da lástima es ver el desperdicio, porque es un desperdicio de gastos que ha supuesto educar a toda una generación y que estén ahora llenando los bolsillos a países y empresas extranjeras, porque nuestros gobiernos no supieron invertir a largo plazo en ellos, en nosotros.

    Mucho animo porque entre todos podemos, pero tenemos que estar TODOS!

    Responder
  5. rosa

     /  7 marzo, 2012

    Totalmente de acuerdo Fawkes,pero la política que está poniendo en marcha el Sr. Rajoy no va a ayudar,todo lo contrario !!.Saludos.

    Responder
  6. R.Fawkes

     /  18 marzo, 2012

    No solo la del señor Rajoy Rosa, la que nos impuso Zapatero, y el resto de "gentuza" con perdón de la expresión que se hacen llamar Políticos.

    Si el 29 salís a la calle a defender vuestros derechos, no levantéis banderas de UGT y similares, hoy en día no quedan muchos sindicatos que luchen por el trabajador, lo único que buscan es poder chupar más del bote! salid a defender a los españoles, que aunque hoy suene como palabra de "fachas", hay que ser más nacionalistas y demostrar a toda la sociedad que si España quiere, España cambia!

    "Se puede tener por compañera la fantasía, pero se debe tener como guía a la razón."

    Responder
  7. Mamerto

     /  5 abril, 2012

    Señores, mientras no se aminore la administracion (que es lo que pide alemania) recorten lo que recorten, suban lo que suban y den lo que den, nadie va a invertir ni un duro aqui. Hay muchos sitios en el mundo donde vivir con menos que aqui, el que lo tiene lo sabe y no va a arriesgar su dinero en mantener todo lo que nos han obligado a mantener para colocar seguidores, amigos y familiares.

    Responder
  8. Señores, a nadie nos gusta que nos “recorten”, a mí tampoco, pero hay alguna otra solución? estamos pagando las consecuencias de la locura de los últimos años.

    Responder

Deja un comentario