Entrada siguiente

Once años

Esta semana, el blog cumple once años. Corría el año 2011 cuando decidí emprender este viaje hacia lo desconocido. En ese año,  el terrorismo, la crisis económica y el fin del zapaterismo, entre otros acontecimientos, acaparaban las cabeceras del vertedero. En ese momento, soñaba con crear un altavoz social que sirviera de alternativa al modelo periodístico español. Un modelo, como saben, ideologizado, predecible y aburrido. Nadie dijo que la actividad de bloguero fuera fácil. Nadie dijo que los lectores llegaran de la noche a la mañana. El blog – lo he escrito en alguna que otra ocasión – se convierte en una planta que necesita agua y luz para su vida. Y ese "agua y luz" no es otra que la constancia. Una constancia acompañada de sueños y frustraciones. Sueños porque cualquier escritor necesita el calor de sus lectores. Y frustraciones porque escribir es como lanzar piedras al vacío. Piedras que nunca sabes, a ciencia cierta, cómo serán interpretadas.

Hoy, once años después, miro por el retrovisor del Rincón y veo la perspectiva. Veo un testimonio vivo de la última década. Un testimonio que contribuye a la memoria histórica de este país. Y un testimonio, queridísimos lectores, que no siempre refleja el pensamiento actual del cronista que lo suscribe. Y no lo refleja porque el pensamiento se mueve como las aguas de Heráclito. Y esa contradicción, que diría Unamuno si levantara la cabeza, forma parte de la esencia intelectual. Tanto es así que Descartes, por ejemplo, defendió la existencia de un "genio maligno" que tergiversaba su razón y luego, tras la demostración de la existencia de Dios, lo borró de su pensamiento. Solo quienes escriben a sueldo de líneas editoriales caen en el dogmatismo. Un dogmatismo determinado por la dictadura del mercado y que choca – y disculpen por el verbo – con la libertad democrática. Una libertad que, gracias a este blog, he ejercido durante los últimos once años. Y una libertad ejercida sin temer que un director o directora tosa en tus escritos.

Tras once años, tomo aliento y sigo en la batalla. Sigo, queridísimos lectores, con una mochila cargada de frustraciones, sueños e ilusiones. Una mochila que atesora la experiencia del veterano y la angustia del anciano. Ahora sé, con acierto, lo que gusta y no gusta a la gente. Sé las teclas que debo tocar para confertirme en un escritor populista. Y ello se consigue con demagogia y dogmatismo. Se consigue mediante letras radicales que atesoren clientela afín a ciertas ideologías. Y esas teclas son las que no pienso tocar en los próximos años. Escribiré para quienes toleren mis contradicciones. Para quienes respeten la libertad de opinión y se crean la democracia. Esta escritura, ajena a los mercados, hará que el blog crezca a fuego lento. Hará que se convierta en algo auténtico, sin intereses ni mentiras. Hará que el día de mañana, la huella del escritor perdure en el pensamiento colectivo. Continúo, claro que sí, en el ring de boxeo y sin tirar la toalla. "Tocado pero – como decía mi abuelo – no hundido". Tocado porque las letras son muy desagradecidas. Y con vitalidad hasta que se apaguen los violines.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena Abel. 11 años son mucho en la información. Exige mucha paciencia y una seguridad de estar haciendo algo que merece la pena. Felcidades.
    Alhaurin.com y Malaka.es llevan cinco años siguiéndote y publicado El Rincón de la Crítica en este enlace:
    https://www.alhaurin.com/columnistas/El%20Rincon%20de%20la%20Critica.php
    …Y que cumplas muuuuchos más….

    Responder
  2. El Decano

     /  23 enero, 2022

    Disponer de un muro independiente en cuyo graffitis a veces me identifico y a veces no es un regalo para el gusano de la crítica que se alimenta así de una dieta completa como la que tu ofreces y a la que nos incitas.
    Muchas gracias por estos años y espero que por muchos mas.
    ¡Enhorabuena!

    Responder

Deja un comentario

  • SOBRE EL AUTOR

  • Abel Ros (Callosa de Segura, Alicante. 1974). Profesor de Filosofía. Sociólogo y politólogo. Dos libros publicados: «Desde la Crítica» y «El Pensamiento Atrapado». [email protected]

  • Categorías

  • Bitakoras
  • Comentarios recientes

  • Archivos