• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Apocalipsis

Decía Balzac que el periódico es una tienda en que se venden al público las palabras del mismo color que las quiere. El escaparate del El País del 23 de junio pasará a las vitrinas del olvido por la foto de contrastes entre los pobres del sur y los ricos del norte.

El Palacio de los Medici pone el telón de fondo a los jinetes del apocalipsis. El titular de la mañana "Los líderes del euro lanzan un plan de estímulo de 130.000 millones" también podría haber sido  "El efecto Hollande se hace sentir en Europa" o "Merkel cede ante Hollande". Desde la crítica periodística damos un tirón de orejas a los elpais_750talleres de Cebrián y  a los rotatorios de la Caverna. Ninguno ha sido capaz de ponerle el nombre y apellidos a un titular nacido de la mente de François. En las tabernas de Madrid, cuatro señores de la España de ZP, se preguntan por el cómo se obtendrán 130.000 millones de cash, cuando hace dos semanas ni Obama  ni Lagarde consiguieron que la Canciller diera sus brazos a torcer. 

La bajada de la  "prima de riesgo" en el capitel de la columna derecha sustenta los mimbres de la esperanza. El examen de la banca y la inminente solicitud del famoso "rescate" relajan, en palabras de El País, nuestras púas europeas.
En el fuste de la pilastra quedan esculpidas para el discurso del olvido las nuevas medidas contra el fraude, en la España de las vergüenzas. En la base de la derecha quedan inmortalizadas – en contraste con otras fachadas que han optado por resaltarlas en los tejados de sus portadas-  las palabras de Iniesta: "Hemos hecho de lo anormal algo habitual". Palabras sacadas del interior de la entrevista para calentar las emociones encontradas entre los jugadores de Hollande y los "rojos" de Rajoy

En el zócalo de la fachada, el verbo bendecir – extraído de la jerga de las sotanas –  le sirve a Wiston Manrique como anillo al dedo para situar en la palestra al "matrimonio gay" como nueva acepción lingüística reconocida por la RAE. El titular podría haber sido – desde las líneas de la Crítica – "Mientras Wert suprime Gay de las aulas secundarias, la Real Academia lo incluye en los discursos oficiales". O también, por qué no; "Las peras y manzanas de Botella ya se consideran matrimonio en las líneas de la RAE".

Desde los tejados azules de la portada caen las tejas más agridulces de la mañana. En el centro de la azotea, el rostro de Juan Luis Gallardo ilumina de luto al mundo de la cultura. Con 72 años, el actor de los actores entra en  las páginas de la historia. Compartiendo el pódium con Gallardo – a la derecha y a la izquierda – se ilumina el cuerpazo de "la Wasson" y el collar de la Cervera. En el silencio de la portada, los talleres de Cebrián ha callado el "indulto de Garzón" y los cuatro goles que Alemania le propinó a los griegos de Samarás ante el júbilo de Merkel.  

Deja un comentario