• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Tercera vuelta

Hoy, tras conocerse el resultado electoral, muchos periodistas han criticado la ineficacia de las encuestas. Algunos tertulianos han dicho, entre otras cosas, que "los sondeos demoscópicos fallan más que una escopeta de feria". Y otros, por su parte, han tildado a los sociólogos de "Rappeles sin futuro". El frenazo del "sorpasso" – y aquí es donde entra mi análisis político – no ha sido mérito del partido socialista. No lo ha sido, queridísimos lectores, porque las filas de Sánchez han perdido cinco escaños con respecto al 20D. Tanto es así que el PSOE ha obtenido el peor resultado de su historia. Una debacle en toda regla que pone en jaque el liderazgo de Pedro; aunque las circunstancias postelectorales le otorguen la llave de La Moncloa y algunos aplaudan su derrota.

¿Por qué ha ganado el PP las elecciones? El mérito de Rajoy lo tienen Pedro Sánchez y Albert Rivera. Lo tienen ellos porque – tal y como denuncié en los pergaminos de este blog – el acuerdo entre Ciudadanos y PSOE fue la crónica de una muerte anunciada. Así las cosas, los escaños perdidos por sendos partidos han emigrado al Partido Popular. La "nueva derecha" ha abandonado la copia en búsqueda del original. La ha abandonado, como les digo, tras el desencanto con su líder por su pacto con los socialistas. Por su parte, la izquierda de Rajoy – aquellos millones de votantes centristas que castigaron a ZP – han regresado a Génova, tras "el pacto a ninguna parte" de su líder con Rivera. Así las cosas, gracias al voto útil; y gracias a "un acuerdo sin sentido", el PP – un partido manchado por la corrupción y el desgaste del gobierno – ha ganado la liga. La ha ganado, vuelvo a repetir, por los goles que en su día se metieron rojos y naranjas en su misma portería.

Unidos Podemos no ganan ni pierden escaños con respecto al 20D. Pierden, eso sí, 1.142.000 votos y el desengaño con respecto a las encuestas. Unas encuestas que no tuvieron en cuenta el efecto Brexit y que, probablemente, sea el principal indicador que explique el sesgo demoscópico. La caída histórica del Ibex 35 y la incertidumbre española sobre el sino de los británicos fueron, sin duda alguna, argumentos de peso que jugaron en contra de la oferta populista. El miedo a un referéndum en Cataluña con consecuencias similares al Reino Unido hizo que, probablemente, miles de votantes, afines a la izquierda, optasen por la playa. No olvidemos que la abstención del 26J ha sido la más alta en la historia de la democracia. Una abstención como signo de protesta ante la incapacidad de los elegidos en formar un gobierno estable.

Escaño arriba, escaño abajo estamos en el kilómetro cero de hace seis meses. Estamos, como digo, con las mismas líneas rojas; líderes y programas. Un panorama desolador tras las primeras manifestaciones emitidas por quienes tienen la llave de La Moncloa. Como saben, el PSOE ha dicho que votará en contra de Rajoy y que no se abstendrá ante una hipotética sesión de investidura. Ciudadanos, por su parte, han manifestado que no apoyarán ningún gobierno presidido por Mariano Rajoy. Y Unidos Podemos descarta cualquier pacto con Rivera. El partido socialista, aparte de seguir en el "no es no, señor Rajoy", no está por la labor de pactar con Iglesias. Así las cosas, aunque el PP haya sacado tajada del "pacto idiota" entre socialistas y Ciudadanos, lo cierto y verdad, es que la aritmética electoral es la misma que hace seis meses. Un escenario similar que probablemente desemboque en nuevas elecciones. Ojalá me equivoque.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Dudo mucho que pueda darse una 3ª vuelta por múltiples razones. Quizás la mayor la veo en el PP, que si jugo al “tancredismo” tan innato a Rajoy, fue porque tenía más a ganar que a perder, y dejo jugar a sus inevitables socios políticos en “la responsabilidad” de Gobernar.

    Mi hipótesis de trabajo es que los poderes económicos necesitan relevos en su partido de cabecera, ya excesivamente “grande” (el mayor de la UE) e incontrolable en sus “necesidades” de financiación. En partidos sistémicos puede ser tolerable una “financiación ilegal” del 3-4% (ahí presuntamente estarían las derechas catalanas y vascas), pero no un PP que delata en sus “grabaciones” aportadas a sumarios procesales en curso, como ya el dinero que “legaba” al Partido era casi residual, incluso por debajo del 30% de lo “recaudado” en sus “presuntas” corruptelas (caso IMELSA), incluso inexistente (casos del tinglado Granados). La financiación ilegal sirve para financiar Campañas y clientelísmos, y su rendimiento es progresivamente decreciente, como lo son las inversiones mediáticas y directas para conseguir réditos electorales a lo invertido.

    Pero la alternativa Ciudadanos no ha podido ser fulgurante, y no es posible en nuestro sistema electoral casi mayoritario (32 circuncripciones “pequeñas” de 3-5 diputados/as) correr el riesgo de ser perjudicados por un modelo que se creo para el bipartidismo.Hay que concentrar voto para ser premiado. Por eso ahora mismo ha de gobernar el PP, con el apoyo explicito o de “omisión” de Cs y PSOE, sacar un Presupuesto que acepte Bruselas y, en dos años ir a nuevos comicios. Otra alternativa es recomponer el Pacto de la Transición entre las burguesias periféricas y estatales, cosa que veo difícil (por algo lo rompen) y que, ademas, esta fuera de la capacidad de PP o Cs, solo un Gobierno “con” el PSOE -sin hegemonía- podría hacerlo y, al parecer, las presiones van de momento en dirección opuesta.
    Solo sacrificando a PSOE y Cs en una Gran Coalición podría tenerse un Gobierno “fuerte”, y tambien veo muy arriesgada para El Poder real, el riesgo de lograr una alternativa sistémica a esa debacle en cuatro años, con Iglesias como líder de la Oposición. Así que mi “pronóstico” es Gobierno en minoría y legislatura corta.

    Responder
  2. A este paso tendremos gobierno provisional de 4 años…

    Responder

Responder a markdzabaleta Cancelar respuesta