• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Desmentidos de Carmena

El otro día visité "Versión Original", el sitio web creado por el Ayuntamiento de Madrid para desmentir los "supuestos errores mediáticos". Me llamó la atención la desviación que existe, en ocasiones, entre la fuente matriz; es decir, la nota de prensa y su tratamiento periodístico, o dicho de otro modo, su transformación en noticia. Como saben, la página de Carmena ha recibido fuertes críticas, provenientes de frentes periodísticas. Ante lo expuesto, he considerado oportuno reflexionar sobre el asunto. Un asunto controvertido porque, por una parte, pone en duda el "derecho a una información veraz y objetiva", contemplado en la Constitución y, por otra, amenaza al futuro de la profesión. Lo amenaza, como digo, por la posible proliferación de webs de desmentidos por toda la geografía. La página, por su parte, cumple con la legalidad vigente; no atenta contra la competencia y, respeta la honorabilidad del periodista mediante el anonimato de su rúbrica. 

El problema de dicha web gira en torno al "secreto de las fuentes". Como saben, los periodistas tienen el derecho – amparado por la Carta Magna – de no revelar la identidad de las mismas, salvo requerimiento judicial. Es, precisamente, esta "prerrogativa" de la profesión, la que queda debilitada por la "idea de Carmena". Queda debilitada, como digo, porque se cuestiona "la presunción de verdad" de los contenidos mediáticos. Así las cosas, la página de Manuela rompe los hilos de la confianza entre lectores y diarios. Por ello, por esta razón, muchos colegios de periodistas han criticado la "Versión Original" porque arroja piedras contra su propio tejado. Las arroja, queridísimos lectores, porque de ahora en adelante, los redactores deberán respetar hasta "los puntos y comas" de las notas de prensa, si no quieren ser ruborizados por “los escribas de Carmena”. Con estos mimbres, la profesión del periodista corre el riesgo de convertirse en una mera correa de transmisión entre las élites y el pueblo.

A pesar del daño que provoca la página a la industria de la cultura, la medida es espléndida para los ojos de la crítica. Gracias a la iniciativa madrileña, la sociedad del conocimiento sale fortalecida. La idea sirve para debilitar el modelo periodístico occidental. Un modelo, como saben, al servicio de los partidos en detrimento de las audiencias. Ante ello, la página de Carmena rompe, de una vez por todas, la lanza contra la "ideologización de las noticias"; una necesidad requerida para sanear la democracia de los sesgos subjetivos. Por ello, no entiendo por qué algunos colegios de periodistas sacan sus uñas contra un instrumento adecuado para el cambio de modelo. Un nuevo modelo, basado en las directrices constitucionales, y desprovisto de todo intento de subjetivación de los hechos. Decía Lenin – y valga la cita –  que "solo los tontos discuten sobre hechos".

Desde la crítica revindicamos más páginas al estilo de Carmena. Las revindicamos porque este es el camino para construir un modelo de prensa diferente al que tenemos. Aunque algunos críticos han tachado la medida de "tufo venezolano"; aunque nada tiene que ver al respecto. La página de Manuela es una "revelación de secretos", de secretos periodísticos. Pone sobre la mesa la fuente del medio e invita a los ciudadanos a que reflexionen sobre los diarios que les informan. Algo formidable para despertar el espíritu crítico y sembrar la duda ante cualquier argumento de autoridad. El periodista siempre podrá opinar a través de columnas destinadas al efecto o tertulias de televisión. Una opinión basada, eso sí, en los hechos; constructiva y desprovista de injurias y demagogias. Solamente así, con páginas de desmentidos, conseguiremos salvar a la democracia de la partidocracia.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Andrés Díaz

     /  31 julio, 2015

    las instituciones tienen que tener una herramienta para defenderse de los ataques continuos e intentos de sembrar la confusión que la mayoría de los medios, al servicio del bipartidismo, tienen – que son casi todos.

    Responder
  2. Ciertamente se intenta continuar con la sempiterna manipulación informativa para controlar al rebaño. Iniciativas como la de Carmena, aunque sean una bocanada de aire fresco, son, tienen que ser, criticadas por los políticos “profesionales”….

    Saludos

    Responder

Responder a Andrés Díaz Cancelar respuesta