Entrada anterior
Entrada siguiente

Asuntos turbios

Como sabéis, a pesar de mi tendencia progresista, suelo leer todo tipo de prensa, ya sea de un bando u de otro. Lo hago para desarrollar el sentido crítico a través del contraste y la diversidad de opiniones. Ayer, sin ir más lejos, compré el ABC, bastión monárquico y "pepero". Antes de leer cualquier periódico realizo el mismo protocolo; primero, leo a "vista de pájaro" todos los titulares; segundo, hago un "plieguecito" en la esquina superior de aquellas páginas en las que deseo profundizar. Tanto las editoriales como las columnas de opinión son de lectura obligada, las leo, sí o sí, sin necesidad de pasar por el filtro del "plieguecito". El ejemplar que compré, como no podía ser de otra manera, barría hacia sus "lectores ideológicos", señores y señoras afines al discurso de la derecha. La primera perla de sus páginas la encontré en su sección de editoriales. El primero de ellos se titulaba: "el sector público debe seguir a dieta"; el segundo: "Ahora también violencia anticatólica". En el primero, subrayaba el editorialista de Rubido (director de ABC), que: "el adelgazamiento del aparato estatal ha sido clave para reducir el déficit y recuperar la confianza exterior" y criticaba que "no es admisible que el Estado vuelva a engordar sus estructuras". Según este editorial hay "ayuntamientos y diputaciones que han aumentado su número y empleados en 18.400 personas en los últimos doce meses". En el segundo, atentaba contra la izquierda por los altercados de Femen cuando al señor Varela le restregaron por la cara bragas manchadas de rojo. "La agresión sufrida por el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Ruoco Varela – palabras recogidas del editorial -, es la demostración del fanatismo antidemocrático de una parte de la izquierda, que se aprovecha del silencio cómplice del resto del llamado "progresismo". En lo que se refiere a violencia anticatólica, esta izquierda tiene históricamente acreditadas sus credenciales de manera indubitable". En el pie de página, ABC tiene un apartado titulado: "protagonistas", en él elige tres personajes de la actualidad y a continuación les sitúa justo al lado de sus declaraciones un triangulito verde o uno rojo. El verde es sinónimo de aplauso; el rojo, indica "tirón de orejas". Como no podía ser de otra manera, las declaraciones hechas por la izquierda se llevan el rojo y las de la derecha el verde. Ayer le tocó el rojo a Griñán y el verde a Alicia Sánchez Camacho. 

En la Tercera – página emblemática de ABC – leí un artículo a tres columnas firmado por Benigno Pendás, este señor es director del "Centro de Estudios Políticos y Constitucionales". Con el título: "Apuesta por la moderación", el autor defendía, en sintonía con el discurso de Rajoy, los "logros" del PP en sus dos años y pico de mandato. Decía Benigno que "nadie habla ya de rescates ni de intervenciones. Muy al contrario, España está de moda en los mercados", también dijo, cito textual que "nadie puede negar los aciertos de una política económica que afronta con serenidad los problemas y renuncia al aplauso”. Al leer el artículo tuve la necesidad de escribir una Tercera al director del periódico con el objeto de rebatirle los argumentos a Benigno. Probablemente dicho artículo nunca saldrá publicado en ABC, entre otras cosas porque Abel Ros tiene connotaciones progresistas y no sería bienvenido a los focos de la Caverna; por otro lado, un artículo de ese calibre supondría un enojo para sus "lectores ideológicos". Por tanto, como tengo la convicción que no será publicado he decidido contestarle a Pendás desde los renglones de mi blog. 

Si usted examina los últimos datos del paro registrado – señor Pendás – se dará cuenta que la España que usted dibuja – "la apuesta por la moderación" – no se corresponde con la realidad de los bolsillos. Lo cierto y verdad es que el paro ha subido en enero, será por la estacionalidad o como ustedes lo quieran llamar, pero el dato – insisto – no es para brindar. El dato es malo a nivel cuantitativo, porque sube el paro; y malo a nivel cualitativo, porque el empleo que se ha creado sigue siendo temporal y parcial, o sea, tenemos más precariedad. Dicho esto, los efectos de la panacea contra el paro – me refiero al segundo aniversario de la Reforma Laboral – están siendo visibles en forma de contratos basura sujetos a un SMI congelado y altas dosis de economía sumergida. Por ello, señor Pendás, a pesar de que no hayamos sido rescatados seguimos sin salir de la crisis. Seguimos sin salir del "agujero", por mucho que diga Rajoy que "España se ha llevado a la crisis por delante". Son, precisamente, estas palabras de retórica barata emitidas por las élites, las que invitan a la crítica a hacer pedagogía para abrirle los ojos a quienes sueñan con las mismas. Mientras siga subiendo el paro – y lo ha hecho en el mes de enero – las economías domésticas – la de ustedes y la mía – seguirán sin rascarse los bolsillos para comprar con alegría. De nada sirve lanzar cohetes al cielo mientras el enfermo – España – sigue esperando el alta de su médico.

Hoy, como ustedes saben bien, ha sido publicado el último baremo del CIS. Entre los problemas que más preocupan a los españoles son la corrupción y el paro. El paro, a pesar de lo que diga Rajoy, sigue siendo el foco de preocupación de la mayoría de los encuestados. Después de dos años y pico con el cetro en la mano, la "derecha prometida" no ha conseguido enderezar el volante de la recuperación. Estamos – como diría José, un viejo conocido de mi pueblo – ante los mismos mensajes que en su día nos lanzó Zapatero. El mismo "optimismo quijotesco" que vislumbró ZP cuando no visionó la crisis, es el que está sembrando Mariano ante sus deseos patológicos de querer ver los "brotes verdes" que en su día percibió el socialista. Quiere verlos, les decía, porque esa será la única razón para justificar, en las próximas elecciones, el incumplimiento de su programa. Salvo la Ley del Aborto, don Mariano ha incumplido, desde que piso la Moncloa, todos los puntos y comas de sus promesas electorales. A pesar de tanta mentira y  tomadura de pelo, si se celebrasen hoy elecciones las ganaría el PP, no lo digo yo, lo dice el CIS. ¿Qué les parece?

Deja un comentario