• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Ramas flacas

Decía el discípulo de Parsons desde las tribunas de Columbia que: "la morfogénesis normativa tiene sus raíces en comportamientos inconformistas y aberrantes".  Los apuntes recogidos por sus pupilos sociológicos, han servido a los intelectuales del ahora para descifrar el mensaje del Merlín newyorkino. En sus reflexiones sobre los cambios normativos – Robert Merton -,  nos dejó un legado vivo para entender las lógicas de dados en los tableros democráticos. Gracias a sus aportaciones, los agricultores del ordenamiento, pueden diagnosticar con acierto las plagas que devoran los frutos de sus árboles.

Después de treinta y cuatro años de ramas otoñales y flores primaverales. El árbol del Derecho, muestra síntomas de agotamiento en el huerto de los hechos. Los frutos del presente – decía Pepe, mientras contemplaba sus mástiles – no son los que brotaban en los tiempos de Cisneros. Aquellos limones de la España efervescente – sentenciaba el agricultor, con su boina descosida por los enganches de las ramas-  eran como puños amarillos. Puños agarrados como "bebés succionando leche a la sombra de sus madres". Hoy las aguas limpias que regaban los limoneros de José, han sido sustituidas por los lodos arrojados desde los vertederos del vecino. Con las raíces intoxicadas por el silencio del subsuelo, los picudos cabalgan a sus anchas por los troncos carcomidos.

El descontento civil ante la estampa de su huerto, se manifiesta mediante corrientes de indignación contra las plagas de sus árboles. La piedra angular de nuestro ordenamiento jurídico – el texto constitucional -,  se desploma día tras día ante las distancias que separan la proclama de sus artículos, y la praxis de la empírica. El 25% de paro pone a la "altura del betún" el "pleno empleo" anunciado por la Suprema. Las "gallardonadas" del exalcalde ponen en jaque la "justicia igual para todos" manifestada, en el mensaje de nochebuena, por la deteriorada Corona. Las manifestaciones de discapacitados en las calles madrileñas dejan en evidencia la "no discriminación en el empleo" de la Ley de nuestras leyes. Los recortes en pupitres ridiculizan las garantías constitucionales de una educación de "calidad" para "todos" los españoles. Los embates de Mas a las velas de la fragata pone en cuestión el Estado de las Autonomías contemplado en la Suprema… Pepe – el agricultor de arriba –  tenía razón, mientras no injertemos savia nueva el tronco que nos cobija, seguiremos, año tras año, festejando nuestro fracaso.

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. rosa

     /  7 diciembre, 2012

    La historia del constitucionalismo español es de una tristeza absoluta….Desde la Constitución de 1812, tan jaleada este año,pasando por las de 1837, 1845 y 1876,todas ellas liberales ,que no democráticas y el intento fracasado de una “democratización” del sistema liberal en la de 1869, España tuvo que esperar hasta 1931 para tener su primera Constitución realmente democrática…Constitución que no se pudo poner en práctica por el golpe de estado de Franco,Mola,Sanjurjo, etc…y la posterior Guerra Civil que desembocó en la Dictadura de Franco.
    Parecía que con la Transición y la consensuada Constitución de 1978 empezábamos a levantar cabeza y a vivir en auténtica democracia…Pero han bastado una grave crisis económica y la llegada al poder de la sempiterna Derecha española, que por fin se ha quitado la careta…para retroceder a tiempos que creíamos superados.
    La Constitución vigente está siendo gravemente incumplida, especialmente en lo referido a los derechos y libertades que consagra su Título II…La igualdad de todos los españoles ante la Ley , el principio de Legalidad ,el derecho a la tutela judicial, el derecho a la educación, el derecho a la salud,el derecho al trabajo y a una vivienda digna, el derecho de manifestación, el derecho a una información veraz,…enfin, para qué seguir…Pareciera que los españoles no tenemos solución .

    Responder

Deja un comentario