• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Lienzos de Gijón

La prosa de Camba decoraba con metáforas los recovecos monárquicos de Ossorio. Aquellos diálogos en las barras de Gijón le otorgaban al café, el sabor amargo de los tiempos verticales. Los polvos de la noticia dibujaban en el aire, esculturas esculpidas con los cinceles de Confucio y los martillos de Galdós. Las aguas del periodismo acariciaban con sus olas las orillas de la literatura. La artillería de la libertad – en palabras de Genscher – servía al escriba de ABC, para narrar la anormalidad con las brochas de Velazquez. El pensamiento lateral era requisito imprescindible para aprender el oficio de informar.

El secreto de las fuentes ha mutilado su función en las  sociedades interconectadas por los capilares del instante. La noticia ha perdido su valor ante las réplicas de millones de copias indexadas en las jaulas de Brin. Los barrotes de google, los muros de Zuckerberg y, los carácteres de Dorsey; han desencantado el misticismo que se hallaba en las figuras de la tabla. Los profesionales de la información – profesores y periodistas – han perdido su razón en los tiempos de Internet. Ante esta tesitura, el filósofo del ayer, navega a contracorriente hacia puertos imaginarios, situados en las nieblas de su mente.

Al autor de la ceguera no le faltó visión cuando – en sus diálogos con Sampedro – afirmó que: el caos informativo sería el principal problema de las interacciones futuras. En días como hoy. Las redes sociales se han convertido en un mosaico de millones de muros de cristal manchados con el vaho agonizante del aliento vertical. Es precisamente, esta repetición aburrida de noticias colgadas en los perfiles del amigo, el factor que envenena las vocales de la creatividad. Gracias a las redes – decía el anónimo en sus discursos virtuales –  podemos aportar nuestro talento; más allá  del espacio que nos detiene. El esfuerzo del creativo por responder distinto a las preguntas de los otros, es la herramienta necesaria para aflorar carisma a las sociedades racionales. Si no lo hacemos, tendremos que contar a nuestros nietos las anécdotas históricas de facebook.

Las tardes de Inclán en los taburetes del Café servían al autor de la columna, para entender la lógica que se escondía detrás de un sistema interconectado por los intrusimos del poder. La culebra democrática – en palabras de Manolo, fumador de Ducados – es la caricatura que mejor define la desviación presente de las teorías ilustradas. La prostitución del poder ha destruido los muros que separan los cetros de las sotanas y, el dinero de las balanzas. Hoy, aquella misma tertulia de los Recoletos de Madrid, se repite con fuerza en los foros agridulces de las TIC. Ojalá volvamos algún día a manchar nuestras falanges con las tintas que desprendían aquellos lienzos de Gijón.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. conchitalloria

     /  2 septiembre, 2012

    LOS PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN HAN PERDIDO SU PAPEL, NO POR INTERNET, SINO POR NO SER PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN Y VENDERSE A LA EMPRESA, AL PARTIDO O A LA PUBLICIDAD, EN VEZ DE SER LEALES CON SUS OYENTES O LECTORES.
    Si engañas a quien te lee, ¿crees que vas a durar eternamente? Solo durara hasta que la libertad haga su efecto. A partir de ahí, nadie quiere escuchar ni leer al que le manipula.

    Responder
  2. Juan de manara

     /  4 septiembre, 2012

    La auténtica libertad casi siempre se ejerce cuando no se tiene nada que perder, lo malo es que, excepciones aparte, casi todo el mundo está condicionado por la familia y por “el pesebre”.
    Por eso, los “locos” -heroes- que sje han atrevido a enfrentarse abiertamente al poder han terminado en la picota.
    El día que seamos autenticamente libres en todos los aspectos, será el gran dia de la fiesta de la HUmanidad.

    Responder

Deja un comentario