Entrada anterior
Entrada siguiente

Entrevista con Cándido Méndez, secretario general de UGT

"Las políticas del gobierno están encaminadas al incremento del paro"

La mayoría absoluta de Rajoy ha servido a la derecha para prescindir del diálogo social con las fuerzas sindicales. Después de varias cartas enviadas al inquilino de la Moncloa, éstas han sido respondidas con el silencio como respuesta. La falta de entendimiento entre sindicatos y Ejecutivo, alimenta la necesidad colectiva de convocar nuevas manifestaciones, para evitar a toda costa el desmantelamiento imparable del Estado del Bienestar. Cándido Méndez (Badajoz, 1952), secretario general de UGT, ha hablado alto y claro para la Crítica.

Abel Ros (@Abel_Ros)
Pregunta: Hoy se cumplen tres meses de la Huelga General y el gobierno no ha cambiado ni una coma de su Reforma Laboral. ¿Han perdido los sindicatos su voz en el  diálogo social?

Respuesta: El Gobierno ha querido aparcar el Diálogo Social para ejercer su mayoría absoluta. No hay Diálogo Social porque el presidente del Gobierno no se ha querido reunir con los sindicatos desde que tomó posesión de su mandato. Nosotros le hemos enviado varias cartas emplazándole a numerosos encuentros para poder trasladarle nuestras alternativas ante esta reforma laboral tan dura y regresiva para las trabajadoras y trabajadores de este país y ante las políticas de recorte que nos van a hundir más en la recesión, pero tan solo nos ha remitido los acuses de recibo. Estamos ante un Gobierno autárquico, que cree que no tiene que contar con nadie para gobernar, y esto perjudica tanto su imagen como la de nuestro país en el exterior. La sociedad está demostrando perder la confianza en el Ejecutivo y nosotros vamos a seguir defendiendo sus derechos mediante otras alternativas que cambien el rumbo de unas políticas que no están resolviendo nada y están agravando la situación de nuestro país. 

P: UGT y CCOO han planteado la posibilidad de un referéndum popular si continúan las políticas de recortes. ¿Piensa usted que la opinión de la ciudadanía respecto al Gobierno ha cambiado en estos seis meses?

R: Con su política de recortes, el Gobierno ha pulverizado el programa electoral por el que ganó las últimas elecciones generales. Por lo tanto, en la medida en la que estos ajustes no estaban incluidos en ese programa y hay una falta de correspondencia entre lo que se dijo y lo que se hace, le demandamos que convoque una consulta popular a nivel nacional. El presidente del Gobierno debería responder y explicar a la ciudadanía de este país el por qué de sus decisiones y qué es lo que ha pasado en España desde el pasado 20 de noviembre para que la población pase de la expectativa a la perplejidad y, ahora, a la preocupación más absoluta. 

"El Gobierno ha pulverizado el programa electoral por
el que ganó las últimas elecciones generales"

P: Tanto la reforma de laboral de Zapatero como la de Rajoy han sido elaboradas por Reales Decretos Leyes.  ¿En qué puntos se rompen las negociaciones entre ustedes – los sindicatos – y los partidos políticos de distintos colores?

R: En ambos casos, el punto común es la ruptura del Diálogo Social. En la reforma laboral del año 2010 fue la patronal quien no quiso negociar el texto con los sindicatos y esperó a que terminase el plazo dado por el Gobierno para que éste legislara e impusiera su reforma. En el caso de la reforma actual, ha sido el Gobierno del PP el que no solo no ha consultado la norma con los interlocutores sociales antes de su aprobación, sino que ha desaprovechado el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012-2014 firmado días antes por UGT, CCOO y CEOE, tirando por la borda un acuerdo sin precedentes en Europa y que ya contenía una fuerte moderación salarial. En cualquier caso, se ha vuelto a demostrar que las reformas laborales sin consenso y sin diálogo social son un absoluto fracaso. Lo fue ya en 2010 y lo vuelve a ser en esta ocasión.

"Se ha vuelto a demostrar que las reformas laborales sin
consenso y sin diálogo social son un absoluto fracaso"

P: Tanto usted como Toxo en sus discursos del 29-M dijeron que si no cambian las políticas laborales seguirán con las manifestaciones en la calle. A día de hoy ¿se han planteado la posibilidad de otra Huelga General ante la rigidez del gobierno en materia laboral?

R: Vamos a seguir movilizándonos hasta que el Gobierno cambie de rumbo unas políticas que están hundiendo cada vez más a la población de este país. Nosotros tenemos alternativas claras que ya hemos hecho llegar al Gobierno y que defendemos también ante Europa y ante los mercados para poder salir lo antes posible de esta situación tan difícil no solo en nuestro país, sino para toda la población europea. Y por ello, desde la Confederación Europea de Sindicatos (CES) ya se oyen voces que piden una acción coordinada y contundente ante las políticas que nos están llevando a más paro, más desigualdades y más recortes de derechos. Las acciones a seguir las iremos determinando en el tiempo, pero el Gobierno del PP está haciendo méritos para que aumente el descontento de la ciudadanía de este país, que ya ha demostrado en las últimas movilizaciones convocadas por los sindicatos que no está dispuesta a resignarse a un futuro de pobreza y marginación social.

"El Gobierno del PP está haciendo méritos para que aumente
el descontento de la ciudadanía de este país"

P: ¿Qué medidas necesita España para descongestionar el embudo de los cinco millones y medio de parados?

R: En primer lugar, el Gobierno debería restituir el diálogo social que ha tirado por la borda desde que ganó las elecciones, para que entre todos los estamentos de la sociedad podamos poner en marcha medidas económicas destinadas al crecimiento, la consecución de empleos sostenibles y una mayor justicia económica y social.
Acciones que tienen que tener su punto de inicio en el necesario cambio de modelo productivo que incluya políticas industriales y de inversión acordes a los desafíos económicos actuales. Además, son necesarias medidas para garantizar un sector financiero regulado, sólido y transparente al servicio de la economía real y dedicar recursos extra a propósitos sociales y medioambientales.
Junto a esto, son necesarias mayores garantías para que los jóvenes accedan a un empleo decente y tengan oportunidades de formación adecuadas, medidas que fomenten la igualdad laboral entre hombres y mujeres, que mejoren la calidad de los puestos de trabajo y combatir más eficientemente contra el empleo precario.
Además, es imprescindible establecer una fiscalidad gradual y redistributiva sobre los ingresos y la riqueza mediante una reforma integral de nuestro sistema fiscal.
Políticas, en definitiva, que no recorten los servicios esenciales de nuestra ciudadanía y estén al servicio de la misma en vez de estar a los pies de las entidades financieras, como ha ocurrido hasta ahora.

P: El FMI ha recomendado subir el IVA y bajar el sueldo a los funcionarios públicos. Desde la crítica nos preguntamos. ¿No traerán tales medidas más paro y menos consumo?

R: Todas las políticas del Gobierno están encaminadas al incremento del paro en vez de a la recuperación, empezando por la reforma laboral, que ya ha demostrado en los meses que lleva en vigor que es un fracaso. El Ejecutivo quiere debilitar nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, y medidas como la subida del IVA o los recortes de la función pública suponen un mayor sacrificio para las familias trabajadoras de este país, una disminución del consumo en nuestra economía y ahondar en un camino de privatización que afecta a todos los sectores públicos de España, incluido el Sistema Público de Pensiones.
Nuestra sociedad está enfrentando unas políticas que están debilitando la esencia fundamental de nuestro sistema de convivencia y que están minando y privatizando la dimensión social del Estado de nuestro país, y el deber de las organizaciones sindicales es denunciarlo.
No podemos consentir que se produzca este recorte tan brutal en sectores como la Sanidad o la Educación, que va a suponer un retroceso histórico para nuestra sociedad y para nuestra salida de la recesión.

"El Ejecutivo quiere debilitar nuestro Estado Social y Democrático de Derecho"

P: Se han cumplido seis meses de Rajoy en la Moncloa. ¿Qué opina usted sobre este medio año de gobierno?

R: Lo que hemos podido comprobar en los seis meses de Gobierno del PP es que cada vez que dice “no” quiere decir, en realidad, “sí, desde luego”. Al llegar al Gobierno, el señor Rajoy señaló que “nuestro programa no incluye promesas que no podamos cumplir y no haremos como otros, que hicieron lo contrario de lo que prometieron”, pero meses después comprobamos que incumple constantemente su programa electoral con afirmaciones como “haré cualquier cosa aunque haya dicho que no lo haría”.

Ahora, primero niega el rescate por activa y por pasiva argumentando que nuestro país no lo necesita, incluso el día anterior a que se anunciase desde Europa, y después dice que va a ser bueno para España y que ha sido él quien lo ha pedido. Con estas contradicciones, el Gobierno pierde la poca credibilidad que le queda, y está fomentando el descrédito de nuestro país ante la UE, que ya no le cree, y ante los mercados, que ya han subido la factura a pagar en casi 10.000 millones de euros.

Además, en estos seis meses, ha aumentado el desempleo y con una reforma laboral impuesta “para fomentar la contratación”, las previsiones del propio Gobierno es que aumente el desempleo en 630.000 personas a final de 2012. Sus políticas aumentan las desigualdades, disminuyen los servicios básicos de la ciudadanía, fomentan el fraude fiscal, disminuyen la capacidad adquisitiva de la población y nos hunden cada vez más en la recesión. Y eso en seis meses de mandato.

"las previsiones del propio Gobierno es que
aumente el desempleo en 630.000 personas a final de 2012"

P: Recortes en educación, sanidad, I+D y ahora en la minería. ¿Hacia qué modelo de país vamos?

R: No solo es que recorte, sino que el Gobierno se niega a cumplir un acuerdo ya firmado. La huelga de la minería se convoca porque el Ejecutivo incumple un compromiso que se firmó entre el Ejecutivo y los sindicatos en el año 2005. Un acuerdo en el que los sindicatos ya asumimos nuestra responsabilidad y donde el Gobierno debería asumir la suya.

Con sus políticas y sus decisiones, el Ejecutivo nos encamina a un modelo de país de hace treinta años, un modelo sin derechos sociales y laborales y sin Estado de Bienestar. Se recorta en servicios esenciales a la ciudadanía, se aprueban medidas que perjudican a las familias trabajadoras de nuestro país y benefician a los que más tienen y a las entidades financieras, que son los que nos han llevado a esta situación. Estas políticas, lejos de sacarnos de la crisis, nos empobrecerán aún más.

"El Ejecutivo nos encamina a un modelo de país de hace treinta años, un modelo sin derechos sociales y laborales y sin Estado de Bienestar"

P: El Gobierno ha incumplido el programa electoral por el que ganó las elecciones del 20 de noviembre. ¿Estamos ante un “fraude”, como han señalado los sindicatos, o son  “medidas obligadas”, en palabras de Rajoy, para salvar al Estado de las amenazas de los mercados?

R: Durante la campaña electoral, el Gobierno era consciente de la situación en la que nos encontrábamos y, aún así, hizo una serie de promesas que luego ha tirado por la borda. Hay una falta de correspondencia entre lo que se dijo y lo que se hace y es comprensible que parte de la ciudadanía que le votó se sienta defraudada. El Ejecutivo debería dar la opción a la población española a opinar, porque sus decisiones no tienen la orientación que tenían en su programa. El PP se comprometió con los ciudadanos el pasado 20 de noviembre y se ampara en Europa para realizar su política. Pero gobernar es voluntario, así que si no les gustan las medidas que toman, que no las tomen.

P: Subida de tasas universitarias, recortes de becas… No resulta contradictorio persuadir a la población para que camine por la senda de los estudios, y al mismo tiempo ponerle obstáculos en el camino.

R: Con los recortes en Educación de casi el 30% en los PGE 2012 lo que menos hace el Gobierno es incentivar a los jóvenes a estudiar. Y si, además, no les facilita la entrada al mercado laboral después, está condenando al futuro de nuestra sociedad a la pobreza. En la reforma laboral se precariza aún más el empleo juvenil con un contrato de prácticas según el cual el trabajador puede estar hasta 3 años haciendo prácticas en la empresa hasta los 33 años de edad. Esto no es fomentar la inserción laboral, sino la precarización. El paro juvenil aumenta mes a mes y los recortes en Educación y en Formación Profesional lo único que hacen es agravar este problema. La educación es la mejor política económica y la mejor inversión de un país, y el Gobierno debería asentar este sector como el pilar fundamental de la cohesión social y la recuperación económica de nuestra población.

Deja un comentario