• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

El Papa en Cuba

La razón no ha roto los mimbres de la religión. En días como hoy, la institución de las sotanas sigue viva en los escenarios de la postmodernidad. La incoherencia de su discurso con la ética occidental y la ostentación de privilegios económicos en la era aconfesional, ponen en evidencia la resistencia de la iglesia a los azotes del progreso.  ¿Dónde está la razón que justifique semejante contradicción? La necesidad de sentido y justificación del error humano, sientan las bases explicativas de la sinrazón en los tiempos del presente. Hoy más que ayer, las penurias económicas han servido a los fieles de Dios para encontrar la templanza en los ruidos corruptos de la política. A través de su fe han cosido los perpuntes deshilados de su felicidad en un mundo marcado por los dictámenes de la dualidad.

El pueblo cubano. Aquellos que en su día fueron encerrados en las jaulas de su tiempo por la legitimación de Fidel. Hoy se ponen sus mejores vestiduras para hallar en sus pupilas la mirada de Su Santidad. Ríe la Habana el espectáculo esperpéntico de sus sotanas. El salvador ha llegado para saludarles e inyectarles un soplo de felicidad a unas vidas marcadas por la miseria. La justificación de sus males terrenales por la recompensa pacífica de una muerte llorada alivia el duelo de los vivos en su trance por la vida. La iglesia que les sonríe a miles de cubanos, es la misma que mira de reojo a miles de africanos que mueren cada día infectados de SIDA por no contaminar sus creencias divinas.

El Papa en Cuba. La misma tierra que sigue estática a los avances del progreso y vive angustiada con la limosna que les salvó de Batista y les sometió a las cadenas de Castro. El Papa saluda a los cubanos. Los mismos hombres que viven sin pena ni gloria condenados al bloqueo económico de EEUU, por las violaciones de los derechos humanos que su libertador les ejerce. El “papamóvil” marcha en segunda por el asfalto de unas carreteras decoradas por los viejos oldsmobile, Plymouth, Mercury, Chevrolet y Cadillac de antes del cincuenta y nueve. La imagen de Cuba, desgraciadamente, es la misma fotografía retrógrada de la iglesia presente. La misma analogía que sigue perenne a la evolución de los tiempos sin hallar la mano humana que la libere. La iglesia y los cubanos siguen anclados en su pasado. Mientras el clero puede y no quiere quitarse sus cadenas, la tierra de Guevara quiere y no puede liberarse de su sino.

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. la iglesia que lleva 20 siglos en una monarquia, exige cambios en cuba que comico…

    Responder

Responder a gabri - paginas web Cancelar respuesta