Entrada anterior
Entrada siguiente

El puzle

Mientras la corriente ultraliberal de este país pinta con Manos Limpias los barrotes oxidados de la jaula judicial, miles de víctimas del franquismo lloran sin piedad por  la llave que quiso abrir las puertas de su ayer. La búsqueda de la verdad en el puzle polvoriento de la maldad ha debilitado nuestra imagen institucional en el qué dirán de ultramar. Hoy el juez Garzón,  el mismo magistrado que hace una semana luchaba con la afonía de su voz  contra los sables de la prevaricación, se vuelve a sentar en el banquillo legal por querer descifrar los códigos óseos de supuestos crímenes de lesa humanidad.

La paradoja ha vestido de vergüenza nuestro ego global. El juez estrella, como así es conocido en los mentideros de los tiempos de Quevedo, ha sido azotado con el mismo látigo azul que dibujó la balanza en los lienzos rotos de chilenos y argentinos. La indignación social ante las imperfecciones del sistema judicial siembran las dudas sobre las finas líneas que unen la ética civil de los pueblos con la idea sesgada de su orden social. Desde la crítica intelectual debemos reflexionar sobre las consecuencias nefastas que supondrá la inhabilitación de Garzón en el tejido institucional de este país.

La balanza inclinada por la prevaricación, o dicho de otro modo, el fallo de la sentencia a favor de  la acusación ultraliberal,  apartaría al "juez incómodo" de la carrera judicial y otorgaría rigor a las togas azules de este país. Pero, sin duda alguna, el orgullo jurisdiccional no sería compensado por las lágrimas derramadas de miles de víctimas de la dictadura franquista que a diario miran la fotografía en blanco y negro  de sus familiares y se preguntan,  una y otra vez por la verdad en los precipicios crónicos de la duda. Son precisamente por  estas víctimas atrapadas en la angustia de su pasado,  por las que supuestamente el juez Garzón "prevaricó". Prevaricó con objeto de finalizar el puzle diacrónico de su pueblo y encajar las piezas dispersas por su pasado en el discurso intrahistórico de sus presentes.

Hoy la izquierda de Cayo y  Llamazares abraza a  Garzón ante los sables azules de la derecha. Hoy miles de jóvenes y no tan jóvenes, actrices y juristas,  claman ética a la cúspide judicial ante la mirada atónita de observadores internacionales y el flash deslumbrante de la prensa global. Hoy, como bien decíamos en la red social se escribe la vergüenza de nuestro país con las letras mayúsculas de la indignación. Por favor, apliquemos el sentido común como principio fundamental para curar el alzheimer histórico que azota la razón de este país. Desde la ética civil, nos situamos detrás de aquella pancarta amarilla que con letras inglesas, a las puertas del Supremo,  decía "the crime is to hide the crime". Insólito.

Deja un comentario

7 COMENTARIOS

  1. Te recuerdo que el alzheimer no tiene cura.

    Responder
  2. Sinceramente, creo que se está magnificando la figura de un juez que siempre ha querido "figurar"…sin ser un juez ejemplar!

    Mark de Zabaleta

    Responder
  3. brightlight

     /  26 enero, 2012

    Mark de Zabaleta: Sinceramente creo que debería leer algo mas acerca de la vida profesional de Garzon antes de decir tales cosas!! Como podemos llenarnos de orgullo porque investigo Pinochet o crímenes contra la humanidad en otros países, pero noooo!!! en España nooooo!! Porque? Temen lo que vayan a destapar?

    Responder
  4. Teo

     /  31 enero, 2012

    Este juez "estrella"(estrellado diria yo) sabia perfectamente(que para eso es aun juez) que de hacer lo que hizo con proclamarse valido para instruir este caso por el que se le procesa a sabiendas que no era valido ni estaba autorizado ni judicial, ni politicamente hablando a poner en marcha los mecanismos judiciales por un simple arrebato de ideologia barata que al parecer rezuma.

    Se le enjuicia por proclamarse valido para instruir este caso a sabiendas que hay una ley de amnistia promulgada en 1977 por lo que se puso fin a todos los asuntos escabrosos y dolorosos que quedaban en la memoria reciente de este país y una de las premisas para crear cierta concordia y algo de paz, era poner fin a estos asuntos.

    Lo mas sangrante de este sujeto, por llamarlo de alguna manera sin llegar al insulto facil, es que ademas de cometer prevaricación y saltarse un puñado de leyes y reales decretos, no haya querido instruir con los mismo argumentos que aducia, el enjuiciamiento a Santiago Carrillo Solares, ya que al parecer alegaba que sus "victimas" fueron "ajusticiadas" dentro del orden que habia implantado en esa epoca y no entraban en la definición de crimenes de guerra.

    Soldados y milicianos del bando nacional, que tras ser sacados de las carceles, fueron paseados y posteriormente fusilados, lo cual, para este juez, no constituye delito de lesa humanidad, cuando todos los decretos y leyes de guerra, dicen todo lo contrario.

    Sin contar claro esta, el gran porcentaje(de un total de mas de 6.000) de mujeres y niños de entre 6/11 años, que fueron fusilados tambien, simplemente por ser las esposas e hijos de estos. Y nos quiere hacer creer Garzón, que actuo por convicción y amparandose en el derecho internacional, queriendo a su vez, dejar en mal lugar al Tribunal Supremo.

    Tenemos un sectario sentado en el banquillo, que cree que la justicia no va con él y que su divinidad esta por encima de todas las leyes terrenales, porque sí, porque su ideologia asi lo cree y el sectarismo de izquierda lo ampara.

    Responder
  5. Hola Abel,

    Independientemente de algún comentario absurdo que veo por aquí de personas altamente partidistas, poca duda cabe que el procedimiento contra el juez Garzón es una vendetta judicial generada por quienes han aprovechado los resquicios que han visto en su actuación. Porque Garzón no es un juez estándar que se lave las manos, su sentido justiciero le lleva a extralimitarse ante lo que considera justo y a veces bordea las leyes para conseguirlo. Pero bordear las leyes es algo habitual en los jueces y jamás debería llevar a un juicio por prevaricación en casos así en los que no se viola la libertad de nadie.

    Las justificaciones que se hacen a la acusación son de risa. Garzón vulneró la amnistía del 77, ya…¿Y no vulneró las leyes de punto final y obediencia debida de Argentina o Chile? Porque también lo hizo acogiénsose a una legislación internacional que convirte en inprescriptibles los crímenes contra la humanidad, y como jurídicamente es posible hacerlo a nadie se le ocurrió llevarle al banquillo de los acusados por eso. Aquí ha hecho exactamente lo mismo, aplicar la jurisdicción internacional para declarar no válida la amnistía de 1977 para aquellos casos de crímenes contra la humanidad (sólo esos casos), y se podrá estar a favor o en contra (yo estoy a favor) pero es injustificable llevar a alguien al banquillo por prevaricación por hacer esto.

    Otra cosa y la única justificación que se podría esgrimir es que lo hecho entre 1936 y 1944 no pueden ser crímenes contra la humanidad porque es anterior a los juicios de nuremberg y no se puede aplicar este concepto antes de su creación. Pero eso es una percepción e, insisto, jamás de los jamases podría ser razón de prevaricación, como mucho podrían declararle no competente como se hizo. Y además la acusación no se basa en eso.

    Si Garzón sale inhabilitado en alguno de estos juicios, creo que lo que tendría que hacer es como el exjuez italiano Antonio di Pietro, es decir, fundar un partido político regeneracionista de la moral política pública y contra la corrupción.

    Saludos,

    Responder
  6. Ahora hay que ir por Carrillo. Quedan muchos…

    Responder
  7. Excelente blog, no me canso de venir por aqui. Te sigo.

    Responder

Responder a Mark de Zabaleta Cancelar respuesta