• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Sin referéndum

A pocos meses para las elecciones generales del 20-N, el maquillaje democrático de la marca España se ha derretido de su envoltorio constitucional. 
Las manifestaciones del movimiento 15-M han sido glorificadas por la corroboración de la evidencia empírica. Hoy más que ayer, no les falta razón, a los millones de seguidores de Hessel,  cuando con la garganta reseca y a la intemperie de Sol, gritan y claman aquello de;  ¡le llaman democracia cuando no lo es!.
La "Bastilla", en palabras de Aguirre, no ha sido tomada esta vez por los "descamisados de Dragó". La "revolución indignada" por el "fortalecimiento de las reglas de juego democrático", ha perdido la batalla ante el muro infranqueable de los dictámenes del "bipartidismo anglosajón" y las aguas turbulentas de los mercados.

El referéndum popular, o dicho de otro modo, la oportunidad de palabra a un pueblo sediento de voz;   ha sido vetado por imperativo legal, en beneplácito del servilismo nacional a los postulados de Merkel. Las "élites tóxicas del poder" no podían permitirse el riesgo de recibir un "no" por respuesta. El "sí o sí" de la reforma de nuestra suprema,  ha nacido sin el consentimiento legítimo de la  "Vox populi".  Los 3/5 del hemiciclo han bastado para prescindir del voto de las minorías y la sentencia popular.
El artículo 135, o dicho de otro modo, la "guillotina constitucional", nos hace tocayos de la Carta Magna germana. Hoy, con el retoque constitucional hemos fortalecido el Estado del Malestar. La democracia indirecta ha cerrado las puertas del voto a aquellos millones de ciudadanos,  que son llamados religiosamente cada cuatro años a la cita con las urnas, y después, en momentos como los actuales, en los cuales se mide la talla democrática de un país, son abandonados, como títeres en un cajón, después de acabar su función.

El ajuste de los déficits al modo conservador, o dicho de otro modo, el filo de la tijera  por el lado de los "menos pudientes"  pasará factura a la España del mañana. La tónica actual de los recortes en educación y sanidad;  al estilo de Aguirre y Cospedal,   para ajustarnos a la "legalidad constitucional"; sienta las bases del proceso de involución y pérdida de competitividad que en los próximos lustros situará al sueño español,  en el escenario de la mediocridad.

La reforma del artículo 135, al margen de la disyuntiva de su contenido, ha marcado un antes y un después en el "saber hacer" democrático de este país. Los cimientos del derecho, o dicho de otro modo, las raíces del árbol supremo han sido arrancadas, sin tener en cuenta a los miles de "ciudadanos" que allá por el 78 dijeron sí a la plantación de la semilla.
Hoy, unos cuantos años después, los dos principales partidos de la parrilla política, PP y PSOE,  han realizado un guiso sin tener en cuenta los gustos de sus comensales.
La vuelta al bipartidismo del XIX, que tanto criticó Galdós y tanto daño hizo al maquillaje democrático de la España de ayer, ha resurgido con fuerza para contentar los intereses de la utopía alemana y "quedar bien" ante la mirada internacional.

El próximo 20 – N, los mismos partidos que  han "cortado las alas democráticas de su pueblo" sacarán la flauta para hipnotizar a la serpiente ciudadana e incitarla a votar. Es en esos momentos, justo en esos instantes;  " al sonar la melodía hipnotizadora del interés egoísta del poder";   cuando los sonámbulos debemos despertar del sueño placentero de los votantes, y clamar bien despiertos el tan merecido:  ¡No les votes!

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. La situación de desgobierno democrático a 2 de septiembre es muy grave, y me alarma. Si soy sincero, ni el peor de los casos me esperaba esto del PSOE. Sinceramente. Pero, por lo visto, un partido que se hace llamar socialista ha sido capaz de introducir las más avariciosas de las demandas de los mercados, así como de los gobiernos conservadores de Europa.

    Estoy absolutamente de acuerdo con tu conclusión: el 20N hay que optar por un cambio. Pero el cambio no es PP o PSOE, pues la estructura bipartidista queda desfasada. Hay vida más allá. Y lo mismo digo de UPN y CiU, la primera por votar la reforma y la segunda por estar a punto, si no hubiera sido por el veto del diputado de IU Llamazares.

    No soy objetivo, porque nunca he votado ni al PP ni al PSOE, pero hay que dar opción a las alternativas. Desde las ya conocidas, como IU, ICV, UPyD y regionalistas (CHA, Aralar) hasta las nuevas, como EQUO.

    El 20N, como bien dices, #nolesvotes.

    Responder
  2. conchitalloria

     /  2 septiembre, 2011

    ¿pERO DONDE ESTA EL PUEBLO APOYANDO Y LUCHANDO POR LA SANIDAD PÚBLICA? ¿Como nos atrevemos a criticar al partido socialista cuando el votante socialista se ha quedado en casa en todas las elecciones? ¿esa es su justificación? En vez de dar fuerza y comprometerse mas con ellos, exigiendoles y demostrando que somos muchsos los que queremos partidos con politicas de izquierdas, , nos quedamos en casa o dividimos el voto y nos prsentamos ante los votantes divididos, entre ellos, los sindicatos, demostrando una verguenza que no se como se atreven a convocar ahora a los trabajadores. Si cada vez se votaba mas a derecha ¿que es Europa?. ¿Como nos defrauda el psoe? A mi qjuien me ha defraudado son los votantes del psoe, que no han sabido estar unidos ni han salido a la calle a mantrener lo que un dia pidieron, Paz y no guerra. Eso significa compromisos. Y miraron para otro lado. Segir perdiendolo todo y despues seguiremos diciendo que estamos indigndos. La derecha lo tiene muy clkar. Hace el negocio, creea la crisis y encima le votan. Esos si son leales a sus ideales.

    Responder
  3. es bastaable lo que esta sucediendo con la libertad de,expresion,prenza y,otros organos de informacion que se ven obligados a callar por la mordaza que impone las dictaduras casos ecuador,venesuela nicaragua y otro paises que se me escapan. por el momento.

    Responder
  4. El miedo a una respuesta negativa, con la pérdida de imagen de estos dos grandes "partidos", ha llevado a una maniobra insensata (según la definición de Santo Tomás de Aquino…) de "matar moscas a cañonazos" modificando la Constitución.

    La deuda pública es fundamental para reactivar el flujo circular de la renta e implementar una política keynesiana. Las medidas sugeridas por la UE (Alemania) no son aplicables por igual en esta Unión Virtual (el Euro y poco más…). España, con un paro del 20%, no puede tener las mismas limitaciones de endeudamiento que Alemania…¿Imaginan que se obligase a todos los ciudadanos a limitar su endeudamiento con un mismo porcentaje? Es fácil deducir que para los ricos no supondría mayor problema, pero los más desfavorecidos lo tendrían muy complicado para poder invertir, crear un negocio, consumir etc…

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder

Responder a Mark de Zabaleta Cancelar respuesta