• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Precariedad

La temporalidad y la precariedad como instrumentos adelgazantes del abultado desempleo supondrán al interés colectivo, "comida para hoy y hambre para mañana". Una vez más, las circunstancias keynesianas han justificado las decisiones del presente. Mientras hace aproximadamente un año,  se apostaba  por la estabilidad laboral como garantía de crecimiento sostenido a largo plazo. Ahora, casi doce meses después, la tuerca ha vuelto a rodar, con el consiguiente perjuicio para el consumo pesado.

La apuesta por la  cantidad contractual en detrimento de su calidad solucionará la pesadilla estadística de los próximos dos años, pero supondrá un efecto volátil al final del espejismo optimista. Dicho de otro modo, el encadenamiento contractual de la temporalidad aliviará "temporalmente" los datos amargos de la EPA, pero la caducidad de la propuesta supondrá una vuelta atrás a las angustias del presente.
La temporalidad insuflará liquidez a los mercados pero no será la receta para otorgar confianza a las aguas financieras. La gestión de hipotecas se verá cortocircuitada por el handicap de la temporalidad. Los bancos se lo pensarán dos veces antes de abrir el grifo a aquellos que pongan sobre la mesa, la confianza documentada mediante papeles temporales.
Mientras tanto, el mercado inmobiliario seguirá paralizado durante dos años esperando que la masa temporal resurgida por la medida, pase a la esfera indefinida y se  convierta en una demanda potencial de vivienda residencial. 
Conclusión; el aumento de la temporalidad resolverá el consumo de baja intensidad, alimentación y vestido, pero retrasará la materialización del consumo pesado, automóvil y vivienda. Las decisiones de compra de casas y coches  necesitarán la ayuda estatal oportuna para otorgar la confianza a los proveedores de "cash" ante sus clientes temporales.
Mientras tanto;  seguiremos siendo los líderes de Erostat en tasa de temporalidad.

La otra medida; el cambio del requisito de la edad de los contratos de formación, sí el aumento de los 25 a los 30 años, supondrá un aumento paulatino de la actividad pero, desde el prisma de la precariedad. La figura contractual servirá para que miles de jóvenes desplazados del sector de la construcción y sin formación, puedan obtener mediante esta modalidad contractual la posibilidad de formarse y encauzar su vida laboral hacia otros sectores distintos al ladrillo. Ahora bien, el nuevo contrato tampoco paliará los problemas del consumo financiado. La remuneración de este tipo de contratos (75% del SMI) o dicho de otro modo, los casi 500 euros que se llevarán los trabajadores a sus bolsillos a final de mes servirá, como la medida anterior, para incentivar el consumo de corto alcance pero, sin lugar a dudas, no activará la compra de miles de viviendas paralizadas y "muertas de risa", en espera de potenciales compradores al amparo de sus credenciales.
Conclusión; los retoques del contrato de formación servirá para disminuir las cifras de paro, pero sin embargo, el sueño de la vivienda tendrá que esperar hasta que los sujetos  de tal medida puedan firmar contratos a largo plazo. Mientras tendrán que soportar el portazo del gestor bancario, al presentar como credenciales de compra, el contrato de formación.

Una vez más, la sinrazón se ha apropiado de la desesperación. Las contradicciones han sido la tónica de este "saber hacer" político que justifica precariedad y temporalidad como sinónimos de estabilidad y solución al coma profundo del consumo pesado.
La vuelta al término “basura”, como así fueron adjetivados en los ochenta,  los contratos de  Felipe,  ha vuelto a resurgir en la crisis del presente. Increíble.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. Es muy radical definir como keynesianas unas medidas puntuales que no responden al objetivo de la obra de Keynes. Su Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero de 1936…habla en primer lugar del empleo. De hecho el "New Deal" de Roosevelt a partir de 1933 para solucionar la crisis del 29 (que Hoover, el anterior Presidente Republicano, no supo solucionar…) se apoyaba en las teorías keynesianas.

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  2. Dime con qué mano escribes la ley, y te diré si eres socialista… Hoy, decepcionado de nuevo con este gobierno, no tengo nada más que decir.

    Responder
  3. fsghsaha

     /  1 septiembre, 2011

    LA IGLESIA ES LA GRAN LACRA DE NUESTRA SOCIEDAD ESTÁ EN LOS COMITÉS ÉTICOS DE TODOS LOS HOSPITALES, EN LAS RESIDENCIAS Y EMPRESAS DE "CUIDADOS" A DEFICIENTES ,ANCIANOS, EN LOS COLEGIOS…CON EL CONSIGUIENTE PELIGRO DE TENER EN ÓRGANOS DECISORIOS A UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL COMO ES LA IGLESIA CATÓLICA. LOS CIUDADANOS ESTAMOS INDEFENSOS CUANDO EN CIRCUNSTANCIAS DE NUESTRA VIDA NOS VEMOS OBLIGADOS A ACUDIR A ESTAS INSTITUCIONES. EL PSIQUIATRA MANUEL ANGEL FRANCO MARTÍN DEL HOSPITAL PROVINCIAL DE ZAMORA CON DIAGNÓSTICOS FALSOS Y TRATAMIENTOS MUY DOLOSOS Y CON EFECTOS SECUNDARIOS PEORES QUE CUALQUIER ENFERMEDAD "CONSTRUYE" ENFERMOS A CONVENIENCIA DE LA BASURA QUE GOBIERNA SACYL, CON ELLO CONSIGUEN LLENAR SUS FUNDACIONES (COMO INTRAS) Y SUBVENCIONES CON LAS QUE ENRIQUECER SU PATRIMONIO Y EL DE SUS CORRELIGIONARIOS. A COSTA TAMBIEN DE LAS DONACIONES BIEN INTENCIONADAS DE AFECTADOS Y DE LAS ,NO TAN BIEN INTENCIONADAS DE LOS LABORATORIOS FARMACEUTICOS PARA LOS QUE LA VERGONZOSA COMUNIDAD MÉDICA QUE PADECEMOS, LLEVA TRABAJANDO DESDE LA ÉPOCA FRANQUISTA. LOS TRABAJADORES QUE NO ENTRAN POR EL ARO DE SUS PRÁCTICAS SON "REPRESALIADOS" CON UNA CONTUNDENCIA PROPIA DE FASCISMOS QUE CREÍAMOS PASADOS. http://talidomidaporcompasion.blogspot.com/
    http://talidomidapertuti.blogspot.com/

    Responder
  4. Buenos días, Mark.

    En referencia a su duda planteada en "La comunidad" con referencia a este artículo, la aclaración a la misma, responde a la siguiente argumentación:

    La crítica del artículo "Precariedad" se basa en la ineficacia de las medidas propuestas por el ejecutivo (temporalidad y precariedad) como instrumentos de solución para estabilizar los mercados, sobre todo, los mercados financieros y de vivienda, cuya confianza y calma están correlacionadas con la estabilidad.

    Ahora bien, la alusión a Keynes no es por las medidas del gobierno, demasiado "light" para ser consideradas keynesianas. Totalmente de acuerdo con su argumentación, son medidas puntuales y esporádicas que no cumplen el compromiso de integración y largo placista defendido por Keynes. La referencia al economista ingés, es debida a su afirmación ""Cuando cambian los hechos, cambio de opinión". Por tanto, las medidas del ejecutivo "cambio de circunstancias coyunturales, según el ministro de trabajo, continúa "in crescendo" el desempleo, a pesar de la última reforma laboral para su frenada en septiembre del 2010"; justifican su decisión "cambio de opinión, es decir, hace doce meses defendiamos estabilidad pero ahora rige temporalidad, a pesar de la reforma". Por tanto, el argumento es analógico en su forma con la afirmación keynesiana.

    Espero haber aclarado su duda, Saludos.

    Abel Ros

    Responder

Deja un comentario