• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Las élites de Aguirre

La noticia reciente  de la señora Aguirre, sobre la segregación de la "créme de la créme" de las aulas madrileñas en centros de élite intelectual desprovistos de la plebe mediocre;   ha abierto  la dialéctica entre antropólogos y psicólogos acerca de la dicotomía entre la dosis de determinismo biológico de la inteligencia humana y su ingrediente cultural.
La investigación antropológica en Estados Unidos sobre niños gemelos educados en ámbitos microsociales antagónicos, ha demostrado la evidencia empírica de la influencia ambiental en el desarrollo del bagage intelectual humano.  Las dimensiones ambientales del ser, determinan en gran medida, el desarrollo de sus potenciales aptitudes, capacidades y conocimientos durante su proceso de enculturación.
La psicometría llevada a cabo durante la década de los ochenta en los centros educativos de este país, basada en los postulados retrógados y reduccionistas de Jean Piaget, sentenció injustamente el futuro de miles de niños y niñas de "EGB" a distintos escenarios educativos y laborales de conformidad con las premisas paradigmáticas del momento.
El sistema educativo al amparo de la ley de educación de los años 70, etiquetó durante lagos años a los alumnos en "buenos" y "malos", en función de variables únicamente cuantitativas y huérfanas de información cualitativa.
Los problemas familiares, culturales y personales del alumnado de aquellos años, quedaron olvidados en la elaboración de "los informes confienciales de sus destinos".
La brecha genética entre "buenos" y "malos" venía marcada por un sistema educativo bipolar legitimado por los resultados de tales "test de inteligencia", desprovistos de una fiabilidad espacial y temporal adecuada y ajenos a combinaciones culturales.
El mapa escolar de los ochenta, dibujaba un escenario de institutos de BUP, abanderados por alumnos etiquetados de "listos", en contraste con  desprestigiados centros de "FP", desprovistos de status social y  destinados a adolescentes señalados de "tontos" o "no válidos para carrera".
La noticia de la presidenta madrileña, pone de relieve el modelo de educación conservador, basado en el mérito y el esfuerzo, como herramientas necesarias para la competitividad en la selva capitalista de la sociedad actual, al amparo de los postulados deterministas de Charles Darwin y Tomas Hobbes; donde los mediocres tienen todas las "de perder".
La exministra de educación y cultura, aquella que en 1997 confundía al ilustre escritor José Saramago por la  pintora  "Sara Mago", ha abierto el debate público entre una educación basada en valores de tolerancia, solidaridad y cooperación entre iguales y un modelo educativo basado en la competitividad y el fomento del "alejamiento sistémico de los aventajados" sobre aquellos compañeros y compañeras de pupitre, que por su determinismo biológico y/o cultural se encuentran insertos en la mediocridad
.

Deja un comentario

8 COMENTARIOS

  1. Mía

     /  12 abril, 2011

    Excelente,como siempre amigo,gracias!

    Responder
  2. Fernando Cabo

     /  12 abril, 2011

    Vaya sarta de estupideces, mezclar el tocino con la velocidad y aunque no mientes en lo que dices desde el punto de vista del que sabe "algo" de lo que estas diciendo aquí se nota y mucho que dices medias verdades para inducir al lector en verdaderas mentiras, eso si, todo excelentemente escrito, mi enhorabuena a tal respecto.

    Mezclando a Piaget, Darwin o Hobbes y sus teorías con Esperanza Aguirre, y ojo que esta señora me cae muy mal, pero una cosa es criticar una medida porque la ves injusta y otra es criticarla porque eres de otra ideología y/o partido y ya por eso te parece mal todo lo que salga de su boca.

    Bajo mi punto de vista, al igual que el estado español destina un gran numero de fondos para que todos los niños estén escolarizados, que destina ayudas para que psicopedagogos atiendan a comunidades socioculturalemente mas desfavorecidas e incluso, no se si muchos sabréis, se paga dinero para que adultos (+18) asistan a clase a que les enseñen cosas tan sencillas como cursos de habilidades sociales, yo veo correcto que se plantee la posibilidad de crear un colegio para los alumnos mas brillantes.

    Este tipo de centros solo se encuentran en instituciones privadas, y por lo que se, o al menos creo que es así, a la izquierda eso de privado o concertado no le gusta nada, pero si se pone publico entonces es “alejamiento sistémico de los aventajados”. O sea que una familia pobre que tiene un chaval de 16 años que es superdotado se tiene que fastidiar, ¿que estamos, en la URSS? ¿todos pobres pero contentos?.

    Yo creo que el planteamiento de crear tal institución es correcta, otra cosa es que después se utilice para enchufar al hijo del político de turno para que reciba la mejor educación y encima gratis, eso ya es otra cosa muy distinta.

    Otra forma de argumentar una queja sobre este planteamiento es que si se tiene la tecnología y los conocimientos para que un grupo de alumnos aventajados salte a un nuevo nivel cualitativo ¿por qué no hacer eso mismo con los alumnos con un CI dentro de la media?

    Responder
    • Abel Ros

       /  12 abril, 2011

      Estimado Sr. Fernado Cabo.

      En primer lugar mi enhorabuena por su comentario aunque debo matizarle algunos de las aspectos con los que discrepo.

      En la narración aparacen dos ideas en todo el hilo del discurso. La primera se realiza una crítica a los test psicométricos realizados durante los años 80. Dichas pruebas han sido criticadas duramente por la doctrina por su falta fiabilidad, ante resultados distintos en mismos alumnos entrenados al respecto en tales pruebas. Tales pruebas estaban sujetas, en su mayoría, a las teorías conductistas de Piaget.

      En segundo lugar, las tres leyes educativas que ha tenido este país después de la LGE, están fundamentadas en los valores del cooperativiismo, la tolerancia a la diversidad, y adaptaciones curriculares, tanto para alumnos menos capaces y más aventajados.

      Lo que plantea la señora Aguirre es la segregación con el consecuente fomento del elitismo y el clasismo. Ahora bien, si usted revisa las últimas investigaciones antropológicas y psicológicas se dará cuenta que un alumno de un 7 no es necesariamente más inteligente que un alumno de un 6, influyen variables cualitativas que no siempre verifican tales correlaciones, por tanto, es falaz declinar a un alumno a un centro distinto, sólmante por su rendimiento.

      Finalmente, mezclar las teorías de Hobbes y Darwin con este escrito forma parte de un recurso literario que se llama "metáfora" y si estudia bien ambos autores, los planteamientos de la señora Aguirre tienen mucho de ambos.

      Un saludo, Abel Ros

      Responder
      • Fernando Cabo

         /  12 abril, 2011

        Gracias por responder.

        Utilizar esa "metáfora" en su escrito me da la impresión, puede que solo a mi y que por tanto esté equivocado, de argumentar lo que digo a mitad de texto, que es simplemente poner a parir a la política de turno.

        Repito que la idea de establecer una enseñanza especializada a un grupo de muchachos que destacan en sus notas no es para nada mala idea. Otra cosa distinta es que el planteamiento de cómo hacerlo sea o no cuestionable, que lo es. Decir que "Lo que plantea la señora Aguirre es la segregación con el consecuente fomento del elitismo y el clasismo" puede ser cierto, porque hay que tener en cuenta que un gran porcentaje de los lectores de esta web atribuirán la palabra "elitismo" a "los ricos que se aprovechan de los pobres" sobre todo si elitismo viene acompañada en la misma frase de "clasismo", puede que esta no fuera su intención, pero a mi por lo menos es la sensación que me da. Élites hay de muchas clases, dar ventaja a una élite económica no es ético, pero dársela a una élite intelectual sí que lo es, no solo para ellos y sus familias, sino para el conjunto de la sociedad. Y si no, tendremos que eliminar las becas.

        Ya que hablamos de temas psicométricos le puedo argumentar porqué es beneficiosa la integración de los mas desfavorecidos, mediante adaptaciones curriculares, en un colegio público y por el contrario no lo es así de los alumnos mas aventajados. Esto viene explicado por el concepto de regresión a la media, por el que los alumnos desfavorecidos aumentan su rendimiento tendiendo a igualarse al del resto de sus compañeros. Si esto ocurre "por debajo" también ocurre "por arriba" por lo que se ven de alguna forma y sin que nadie lo quiera, penalizados los alumnos mas inteligentes.

        Sobre el tema de los test en los años 80 y la investigación reciente en antropología y psicología, Piaget y demás autores, hay que decir que estas teorías son retrogradas AHORA, pero en su momento eran lo mas avanzado. Actualmente están vigentes nuevas teorías que seguramente dentro de 20 años se considerarán obsoletas. Así mismo las críticas a los test psicométricos en su mayoría vienen a referirse al reduccionismo en el que no se tiene en cuenta el ambiente, la familia, y demás factores, pero hace décadas que esto se ha solucionado con equipos multidisciplinares, de aquí es de donde surgen las adaptaciones curriculares.

        Sobre la nota y la inteligencia, lo que usted argumenta es totalmente cierto, y es una de tantas cosas que se puede criticar a lo propuesto por Aguirre. ¿ cómo medir cuales son los alumnos que lo merecen? cada profesor da su propia asignatura y la hará mas difícil de superar o mas fácil según le venga en gana. Una forma de superar esto sería imponer un examen de competencias para el paso de la ESO a Bachiller. Esto no hace que la propuesta de Aguirre sea una barbaridad, solo que, si se quiere implantar, debe tener unas bases establecidas igualitarias para todos.

        Los niños con dificultades de aprendizaje, según sea su severidad, son encaminados a clases especiales junto con el colegio normal según se establezca en el currículo escolar, no siendo así para los alumnos mas inteligentes.

        Por tanto según todo esto, con lo que Aguirre dice creo yo que la pregunta es simplemente ¿como se determina de forma igualitaria para todos, qué alumnos entran o no en este centro?

        Si se puede dar una respuesta satisfactoria a esta pregunta todo lo demás sobra.

        Responder
  3. Bastante de acuerdo en lo que expones, solo una puntualización lo de sara Mago es una leyenda urbana

    Responder
  4. "Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit."

    (Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro)

    Esta frase de Tito Maccio Plauto, utilizada por Hobbes, podría aplicarse a este espíritu de selección. No se trata de separar a los mejores (como en Esparta) , hablamos de crear grupos, clases y enfrentamientos. No teníamos suficiente con la pérdida de calidad en nuestros estudios universitarios que traemos Bolonia a colación y lo aderezamos con Erasmus. Casi es como sacarse un título por correspondencia. Ahora en Madrid, Comunidad ejemplo de la integración en sus aulas ¿?, ya están elucubrando un sistema para marcar las diferencias…Al final acabaremos con un profesor privado para cada alumno pudiente (Kant tenía varios alumnos…) o mejor, volviendo a los Colegios Privados de Calidad (pagando, claro…).

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  5. Maria Rubio

     /  14 abril, 2011

    Colegios privados los hay pero eso no es sinonimo de calidad. Colegios donde el personal docente ha sido seleccionado por parentesco sin ningun tipo de prueba o cualificacion. Y tambien ha habido institutos con gente preparada que daba todo xespues de sacar una dura oposicion. No creo en la privada sinonimo de calidad y publica de mediocridad. Y creo que el BUP fue un sistema o ley bastante coherente e igualitaria.

    Responder
  6. Inma

     /  20 abril, 2011

    Hola, Abel. Excelente post.

    Coincido en los postulados que expones. No se puede hacer una seleccion del alumnado en virtud de una supuesta excelencia de los mismos. Lei que serian elegidos unos 25 alumnos, era la forma de justificarse. Solo los muy inteligentes podran optar a este beneficio. Es una forma de discriminacion y para nada creo que fomente el espiritu de esfuerzo o capacidad de estudio. Las politicas neoliberales de esta señora van encaminadas a la formacion de alumnos alineados con los ideales del PP. Hay que mantener las universidades privadas.

    Un saludo.

    Pd: sigo dando una vuelta por tu blog,

    Responder

Responder a Mía Cancelar respuesta