Entrada anterior

Volver a votar

Si Podemos fuera coherente con sus discursos electorales, no pactaría con otras fuerzas políticas. No lo haría, como digo, porque ello supondría bailar con la casta; la misma que tanto criticaron desde las tribunas de la Tuerka. Una alianza con Sánchez; Garzón y otras confluencias, sería una patada en el trasero a millones de votantes polemistas. Votantes que confiaron en el morado, y ahora ven como sus papeletas vuelan hacia el tallo de la rosa. Aún así, a pesar de tanto veneno vertido contra la casta; los recién llegados al hemiciclo hablan de diálogo y entendimiento como si nada hubiera pasado. Es, precisamente, esta incoherencia entre hechos y palabras; la que invita al sociólogo a detener su mirada en los recovecos del asunto.

Artículo completo en Diario Información

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. Juan García

     /  25 abril, 2016

    «Si Podemos fuera coherente con sus discursos electorales…». También podríamos decir que si el PSOE fuese coherente con sus disccursos electorales no pactaría con “la nueva derecha” de Rivera ni buscaría un acuerdo con “los populismos” de Podemos. La lógica electoral lleva a los partidos a tener que renunciar a poco o mucho de lo que se dice en campaña cuando no se alcanzan las mayorías para gobernar en solitario. PSOE y Podemos llegaron a acuerdos para gobernar en las comunidades de Extremadura, Castilla La Mancha, Aragón, Valencia y Baleares y en ayuntamientos como los de Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña, Santiago, Ferrol y Cádiz. No creo que los votantes de Podemos ni del PSOE les quiten mayoritariamente su apoyo por ser “incoherentes”. La ciudadanía entiende estos acuerdos, sus respectivos votantes los asumen en general como “males menores” ante la posibilidad de que quien gobierne sea el Partido Popular.

    Responder

Deja un comentario