• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Sanchismo

Hace unos días escribí en este blog un post titulado "las torpezas de Rubalcaba". En él hablaba sobre los errores que había cometido el exlíder socialista durante su periplo por la política. El artículo no fue bien aceptado por varios seguidores del Rincón de la Crítica. Tanto les enojó mi opinión que me tacharon de "facha", entre otros calificativos que me guardo para mis adentros. El artículo lo envíe a dos rotativos progresistas y, cumpliendo con mis previsiones, en ninguno de los dos salió publicado. En aquel escrito critiqué al anfitrión de la "rosa" por apoyar públicamente a Eduardo Medina en su pulso contra Sánchez. Dije que dicho apoyo le hacía flaco favor al creador de "un militante, un voto" porque don Alfredo representaba, como todos sabéis, la debacle del postzapaterismo. Esta mañana al abrir el correo he encontrado varios mensajes de lectores y lectoras, que arrepentidos por sus ataques contra mi supuesta "derechización", han decidido volver a leer el blog. Os recuerdo que yo, no milito en ningún partido político y que esta bitácora no está sujeta al ordeno y mando de mecenazgos burgueses. Luego la crítica que se vierte en sus renglones es libre, plural e independiente.

Hoy, el día después de las elecciones socialistas, muchos se preguntan: ¿Por qué un tal Pedro Sánchez que hasta hace unos meses no lo conocía ni Dios, hoy se ha convertido en el rey de su partido? Varias son las hipótesis al respecto. La primera: el apoyo de Susana Díaz. Mientras Eduardo Madina fue apadrinado por "el desgastado de Ferraz" – Alfredo Pérez Rubalcaba – Pedro, por su parte, lo fue de la presidenta andaluza. La misma señora que arrasó en las pasadas europeas y devolvió a los suyos el sueño de una mayoría absoluta para las próximas autonómicas. La segunda hipótesis del triunfo de Pedro: su marketing político. Mientras Madina optó por una "campaña tradicional", Pedro desgastó las ruedas del monovolumen y las suelas de sus zapatos; recorrió palmo a palmo todos los rincones de España. Abrazó y estrechó la mano a miles de militantes y durmió en casa de algunos. "Los lazos que se crean al ver, oír y tocar a un candidato – en palabras de María, militante socialista – son, a veces, más fuertes que el mejor de los discursos". La tercera hipótesis de la victoria "sanchista": las "malas artes". Las informaciones feas, sobre el pasado de Pedro acerca de su paso como consejero por la caja de Blesa y sus estudios en colegios privados, han pasado factura a su rival, Eduardo Madina. Las insinuaciones de que tales informaciones fueron filtradas por Eduardo para enturbiar la campaña de Sánchez han sido percibidas por el electorado socialista como una "mala práctica", por parte de Madina, para derrotar por la vía menos elegante a su rival y "compañero" de partido. Y la última hipótesis y no por ello menos importante: la imagen de Pedro. No olvidemos que existen claras correlaciones entre éxito y atractivo físico. La figura de Pedro – 1.90 de estatura – y su cara de actor de culebrones – en palabras femeninas – ha jugado a su favor en su pugna por el cetro.

Los socialistas necesitan, lo llevamos reivindicando muchísimo tiempo desde las páginas de la crítica: un líder; un programa y un partido. Un líder que ilusione a los desencantados de Zapatero. Esta debería ser, sin duda alguna, la función principal del recién elegido. Un partido íntegro – en palabras de Pedro – que aglutine en su seno a vencedores y vencidos, sin represalias ni rencores. Un aparato que impregne los valores democráticos de tolerancia y respeto hacia la diversidad de opiniones en el seno de las delegaciones. Un partido unido en cuanto a planteamientos ideológicos, cuestión monárquica, concepto de Europa y modelo de Estado. Y, por último, hace falta un programa electoral con objetivos claros, realistas y medibles de cara a las próximas elecciones. Un programa alejado de los sesgos populistas de otros partidos incipientes. Acercarse a las utopías radicales implica caer en los precipicios de un discurso atractivo pero difícil de poner en práctica ante oportunidades de gobierno. Aproximarse a las ideologías extremas implicaría caer en el mismo error de ZP cuando hizo políticas de derechas desde las filas socialistas.

De los tres ingredientes para levantar al PSOE de sus cenizas – un líder, un partido y un programa – la tarea más difícil será la de conseguir que parte del millón doscientos mil votantes que votaron a Podemos en las pasadas europeas, regresen a Ferraz en los próximos comicios. Para que regresen es necesario que el nuevo líder socialista desmonte la utopía de Podemos. Si Pedro Sánchez se acerca a la guarida de Pablo saldrá perjudicado, porque los votantes – que de tontos no tienen un pelo – han encontrado en las recetas populistas de Podemos la ilusión por la política; la misma ilusión que perdieron desde el "decretazo" de Zapatero y el engaño de Rajoy por sus promesas incumplidas. Por ello, Sánchez no nadará en aguas tranquilas durante su reinado socialista sino que tendrá que ubicar su discurso entre las lagunas de UPyD y los huecos izquierdistas. Moderar el discurso para hacerlo creíble será condición necesaria para que el voto útil de antaño vuelva a las aguas socialistas, y se aleje de aquellas organizaciones incipientes que tienen líder – en referencia a Podemos – pero carecen de un aparato consolidado y un programa real para gobernar España. Así las cosas, es conveniente que el nuevo líder de la "rosa" diga a los ciudadanos qué ofrece su partido a sus potenciales clientes de urnas que no ofrezcan los otros de la parrilla. Mientras no lo diga, el nuevo PSOE será un barco a la deriva.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. Jesus

     /  15 julio, 2014

    “Sánchez no nadará en aguas tranquilas durante su reinado socialista sino que tendrá que ubicar su discurso entre las lagunas de UPyD y los huecos izquierdistas”…Que bueno, excelente imagen para describirlo.

    Responder
  2. Abel: lo de “el de la rosa” parece más peyorativo de que en realidad se lee entre líneas (yo leo entre líneas). Somos muchos los que estamos expectantes ante los próximos movimientos de PS en el PSOE. Porque necesitamos aferrarnos a algo sólido y Podemos no es sólido: nada asambleario lo es, aparte de su regusto dulce y juvenil.
    A los gobiernos se les otorgaban cien días de asentamiento aunque de un tiempo a esta parte la zarabanda política no respeta ni eso, pero yo creo que sí merece PS esos cien días. Ya avisó que no iba a coger vacaciones, pero por si acaso yo le daría 115.

    Responder
  3. Jacinto Martín-Prat Valls

     /  16 julio, 2014

    Se lo pones mas que complicado.Maniobrar entre las lagunas de UPyD,los flecos de Podemos,y no olvidar que es un partido de izquierdas,si esto no supone querer cambir el sistema de arriba a abajo:pues mas de lo mismo.Joven,atractivo y de izquierdas:suena a demasiádo cliché.Mas les vale – por ellos y nosotros – que acierten.

    Responder
  4. Tenemos otro ZP que salta a la palestra para intentar salvar los muebles en un complicado escenario interno….

    Feliz verano

    Responder

Deja un comentario