• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Las vergüenzas de la Zarzuela

La imputación de doña Cristina no ha caído bien en los foros de la Caverna. No ha caído bien, les decía, porque tanto La Razón de Marhuenda como las páginas de Rubido – director de ABC – han puesto "a parir" a Castro por cuestionar la "honorabilidad" de la Infanta. Las declaraciones que hizo la hija del exrey, el pasado mes de enero, al juez instructor del caso Nóos se basaron en evasivas, monosílabos y gestos de sorpresa; como si esa "película" – los negocietes de su marido – no fueran con su persona o, dicho de otro modo, como si en "los diálogos de su matrimonio", el trabajo de Iñaki fuese tabú de puertas para adentro. No olvidemos, que don Juan Carlos, ya advirtió a su yerno que se dejase de "tonterías", puesto que estos flirteos entre negocios y monarquía no iban a traer nada bueno para la Casa Real. Tanto es así, que el matrimonio vivió durante un tiempo en Washington para evitar, entre otras cosas, manchar la idílica labor de S.M., al frente de la Corona, durante sus tres décadas y pico de reinado.

Las argumentaciones de Castro para imputar a la Infanta se basan, principalmente, en el sentido común y en la existencia de una "colaboración silenciosa" entre doña Cristina y su marido al frente de Nóos. Si Iñaki Urdangarín no hubiese sido el esposo de la Infata, o sea el yerno del exrey, probablemente otro gallo cantaría, hoy, en los corrales de la Zarzuela. Es, precisamente, el vínculo sentimental entre el duque de Palma y su señora, el que sirvió a él y a su socio – Diego Torres – para hacer "negocios de paja" a costa de la Monarquía. Probablemente, doña Cristina se dejó llevar por las brisas del dinero y el talento de su esposo. Probablemente, firmó con la ingenuidad de una niña, los papeles que le ponía encima de la mesa su marido. Ahora bien, lo cierto y verdad, queridísimos lectores, es que si el juez Castro no tuviese indicios jurídicos para imputar y, posiblemente, procesar a Cristina no lo hubiere hecho. No lo hubiere hecho, les decía, porque obrar de tal manera, en la jerga de las togas, se llama "prevaricar". Y no creo, – creemos – que este señor haya prevaricado por una cuestión de narcisismo mediático, como algunos medios han subrayado.

"Si don Juan Carlos se hubiera esperado un mes para abdicar – decían esta mañana en la cola del Sabadell – quizás hoy no tendríamos nuevo Rey". Es, precisamente, esta reflexión de las voces mundanas, la que invita a la crítica a reflexionar sobre las "vergüenzas de la Zarzuela". La "reimputación" de doña Cristina, siendo todavía "hija del Rey", hubiese deteriorado, todavía más, la imagen de la Monarquía y entorpecido una "sucesión tranquila", como la acontecida. Así las cosas, durante todo este tiempo, doña Cristina ha sido "escondida" o, al menos, "anulada" de los actos oficiales de la Monarquía. La imagen de la Infanta llegando a los juzgados de Palma – hace cinco meses – perjudicó a la marca España y le restó credibilidad al resto de las instituciones. Aunque el "barro" del caso Nóos solamente salpicara a ella y a su marido, ser "la hija del Rey" arrastraba el "fango" hacia sus más allegados. Tanto es así, que el día de la proclamación de su hermano, ella estuvo "desterrada" al sofá de la Zarzuela. La Casa Real no podía consistir – en conclusiones de la crítica – que ella, la "oveja negra" de la familia, pusiera el acento mediático a una "monarquía renovada para un tiempo nuevo", en palabras del proclamado.

Si el auto del juez Castro se consolida, o dicho de otra manera, si sigue adelante el procesamiento de doña Cristina y, los intentos de la Fiscalía caen en sacos rotos; es muy probable que veamos a la Infanta en alguna prisión de España. Es muy probable, les decía, – aunque cueste creerlo – porque, según dicen los versados en leyes, los delitos que se le imputan superan, con creces, los dos años que establece el Código Penal para librarse de las rejas. Así las cosas, la hermana del Rey y su marido se convertirían en los "nuevos Barcenas" de la parrilla. El encarcelamiento hipotético de doña Cristina sería el notición del siglo, junto a la muerte de Suárez y la abdicación de su padre. Ahora bien, ¿sería justo que doña Cristina fuese a la cárcel por la ignorancia de su pluma? No, pero la "justicia es igual para todos", como dijo don Juan Carlos, y el desconocimiento de las leyes no exime a los ciudadanos de su cumplimiento. Luego, da igual que se llame Cristina de Borbón, que se hija de exrey y hermana de Rey; la independencia del poder judicial debe estar por encima de los títulos y las distinciones de clase. Si no fuera así, volveríamos a las corruptelas palaciegas de Felipe V y otros "jefecillos" que por llevar corona, ancha era Castilla.

Deja un comentario

3 COMENTARIOS

  1. Tranquilos.
    Mucho ruido y pocas nueces.
    Al final habrá una tarjeta amarilla sin más…

    Y el partido seguirá sin más incidentes !

    Saludos

    Responder
  2. Jacinto Martín-Prat Valls

     /  29 junio, 2014

    Yo no acabo de entender lo de las prisas por la renovación real ¿Por enturbiar lo menos posible a la Monarquía?Pero sí ya lo está desde hace mucho tiempo antes que Urdangarín ¿Ya se nos ha olvidado todo:las cacerías de elefantes en plena crisis,su perdón de niño pequeño,sus aventuras extramatrimoniales, Corinna y sus intentos de lucrarse por y con la Corona,sus yate que parecen transatlánticos,su rumoreada enorme fortuna en Lienchestein o en Suiza,obtenida de los favores mas escondidos,con los dictadores mas repugnantes…y etc. Además:¿Qué puede temer el rey,acaso le podemos echar?Como no sea a la manera de los comunistas a los zares ¿Y quien está dispuesto a eso,quien apoyaría eso? Pues entonces,nada hay que hacer.Esto no es Rusia,ellos no tenían mucho que perder,nosotros sí ¿Salir de la crisis con una Revolución que,como mucho,apoyaría Cuba? !Vamos anda! Mi hija crecerá con Felipe 6,y con los hijos de sus hijos y con el Cardenal de rigor a la cabeza.Penoso país éste.

    Responder
  3. Jacinto Martín-Prat Valls

     /  30 junio, 2014

    Por cierto….¿Cristina de Borbón en la cárcel?:Vosotros flipáis.Esto es como los penaltis del mundiál.Si hace falta que pase un país europeo frente aun equipo tercermundísta,penálti que te crió.

    Responder

Responder a Jacinto Martín-Prat Valls Cancelar respuesta