• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

El cadáver socialista

Después de un año con la derecha en la Moncloa. Las filas de Rubalcaba no han sabido luchar en el campo de batalla. La oposición tranquila – en palabras de Alfredo – no está surtiendo los efectos oportunos en los tableros demoscópicos. Parece mentira – en palabras de la Crítica – que con la que está cayendo sobre las angustias civiles continúen marchitados los pétalos de la rosa. Las luchas internas en la casa de Ferraz y las brisas neoliberales del modelo occidental, impiden resucitar al enfermo socialdemócrata de su cáncer terminal. En días como hoy, el discípulo de José Luis no ha sacado tajada del desgobierno crónico que sufre su país. La mayoría absoluta otorgada a Feijóo y el bofetón social al autonómico de Patxi, pone en evidencia las nefastas técnicas de venta del partido socialista.

El PSOE debe mirar con lupa la estructura de su DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) para así, dibujar la mejor estrategia que le permita luchar en los mercados de la política. Entre las debilidades de su casa, encontramos: los rifirrafes entre "chaconistas y rubalcalistas", las heridas cicatrizantes del giro neoliberal de ZP allá por mayo del 2010, la  desideologización socialdemócrata fruto del merkelismo presente, el enquistamiento social del ya conocido: "vivimos por encima de nuestras posibilidades" y, la falta de liderazgo de un Rubalcaba: más próximo al tradicionalismo hiriente del zapaterismo reciente, que a un futuro basado en las perspectivas de la innovación.

En cuanto a las fortalezas o puntos fuertes del partido socialista, destacan: su posición hegemónica en los cuadros de la izquierda y su adhesión al discurso sindical. La otra cara del DAFO, lleva consigo el estudio detallado de los factores externos, o dicho de otro modo, las Amenazas y Oportunidades.  Entre las amenazas, señalamos: la materialización de los brotes verdes – anunciados por Báñez –  un año antes de las nuevas elecciones y, la cronificación en el ideario de los medios de la fórmula: "la herencia recibida".

La última pata del DAFO, estaría dibujada por las oportunidades del entorno. Oportunidades marcadas por: la gestión nefasta del PP en su primer año de gobierno, el desmantelamiento del Bienestar, el empobrecimiento de los servicios públicos, la cronificación de la crisis económica y el descontento civil manifiesto en forma de huelgas laborales y revueltas sociales. Con esta matriz sobre la mesa. Es momento de ponderar el contenido de sus cuadrantes. Si os dais cuenta, queridos amigos, la balanza del PSOE pesa más en los lados de las "Debilidades y Oportunidades" que en "Fortalezas y Amenazas". Las filas de Rubalcaba están en una situación de debilidad y oportunidad. Ante este resultado es momento de diseñar la estrategia del partido.

Los protocolos de la batalla, deberían pasar por una "Estrategia de Reorientación". Estrategia basada en una vuelta a la tortilla para convertir nuestras debilidades en fortalezas y aprovechar las oportunidades del entorno, o dicho de otro modo, las debilidades del adversario. A través de la reorientación interna,  el partido de Pablo, conseguirá enderezar los pétalos marchitados de la rosa. Para ello, deberán solucionar – de una vez por todas, sus problemas internos; convencer a los enojados de Zapatero de que no "volverán a tropezar con otro mayo del 2010"; ampliar las miras y anteponer el interés general por encima del privado. Con este diagnóstico y sus correspondientes recetas, el enfermo socialdemócrata encontrará mejoría, dentro del tratamiento de su estado reservado.

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. rosa

     /  21 noviembre, 2012

    Aparte de los problemas del PSOE que mencionas en el artículo, que sin duda son ciertos, creo que el mayor problema reside en la desconfianza que la gente en general, y los jóvenes en particular, tienen hacia los políticos como “clase política”.Sin duda, el Sr. Rubalcaba no está esgrimiento argumentos válidos de oposición porque él mismo se considera culpable de la situación, porque, no nos engañemos, otras políticas son posibles y el PSOE en el gobierno no tuvo el valor, o no supo, agarrar el toro por los cuernos y plantear políticas anticrisis realistas, sin cargar sobre los ciudadanos los recortes, sin duda necesarios en un momento dado,estableciendo esos recortes en otros ámbitos, sobre todo financieros.
    LLegados a este punto, la no solución mas estúpida es no reconocer los errores cometidos y no renovar, en profundidad ,el Partido y a sus dirigentes.No digo que éso fuera suficiente para recuperar la credibilidad ante los ciudadanos que no votan por sistema al PP, pero sería un principio para intentar recomponer la confianza perdida. Algo así como el Regeneracionismo de finales del XIX y principios del XX…porque, al menos para mi, el problema no es tanto que haya o no una alternativa creíble de gobierno, que también,sino el deterioro que se está produciendo en el sistema democrático que tanto nos costó conseguir.Ese es el verdadero problema que se está generando y me parece altamente peligroso en un país con tan poca tradición democrática como el nuestro.

    Responder

Deja un comentario