Entrada siguiente

El disfraz

Decía un viejo conocido que "los contratos nunca se deben firmar sin desnudar previamente el disfraz que los envuelve". La lectura precipitada de su partitura impide a las partes contratantes comprender el mensaje latente de su estructura. Entre las líneas de la retórica se esconden los trozos de verdad ocultos en el cajón del engaño. La lectura panorámica del bosque evita conocer con detalle la carcoma de sus  árboles. Después de un mes y medio de las electorales, la erosión de la mentira comienza a vislumbrar el fósil de la verdad en el programa de Mariano. Hoy más que ayer los firmantes de aquel contrato, viciado por los silencios de sus líneas y las promesas incumplidas, sienten en su ira como se  deshoja la margarita en su fase de primavera.

La reciente reforma laboral aprobada por el ejecutivo invita a la crítica a derretir el maquillaje que esconde el verdadero rostro de sus renglones. Hoy, sin duda alguna, la coherencia neoliberal deja en desamparo a los verdugos incrédulos de Zapatero. Una vez más la escoba de la derecha barre para las alcobas de la burguesía. La CEOE vuelve a brindar con el mismo cava que años atrás les sirvió la mano derecha de José María. La segunda parte de aquella polémica reforma de finales de los noventa, que tanto criticó la izquierda y le costó el puesto a Urdaci por la tergiversación de los datos, es prorrogada hoy por el discípulo aventajado de Aznar. Hoy, gracias a Mariano, la parte débil de la balanza lee entre líneas el mensaje latente de aquel misterioso programa que les prometió comida para hoy y hambre para mañana.

La letra pequeña de aquel rico caramelo, escrita por la derecha  como la panacea para  calmar las aguas del desempleo, debe ser leída con las gafas de cerca, para evitar que nos engañen como a niños con una pirueta a las puertas de una rabieta. El nuevo contrato indefinido y bonificado para PYMES, o dicho de otro modo, el buque insignia de la reforma, lleva consigo en su pie de página el periodo de prueba de un año. Mientras los anteriores contratos progresistas llevaban implícito los límites de dos, tres y seis meses de prueba en función de la titulación del contratado. El recién contrato ha aumentado hasta doce meses dicho periodo. Periodo donde el coste del despido es cero euros para el empresario. Solamente a partir del año de antigüedad comienza a computar la famosa indemnización de los treinta y tres días por despido. En suma, despido gratis hasta los doce meses.

Aquel famoso spot de la izquierda que criticaba la hipocresía de la derecha del "donde dije digo, digo Diego", se está convirtiendo en la regla básica del "know how" conservador del ahora. La herencia de zapatero será la excusa perfecta para que la ética de las filas populares justifiquen ante sus compradores las palabras rotas de sus fines. Los cinco millones de parados, que tanto sirvieron a Rajoy para culpabilizar a ZP y sacar tajada en su camino a la Moncloa,  miran como niños desengañados ante los ojos de un  mago que les prometió la luna y les dió la nada. Son precisamente estas lecciones sociológicas de la política,  las que deben abrir los ojos a aquellos desencatados que en su día interpretaron a su antojo los silencios de Mariano.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. conchitalloria

     /  11 febrero, 2012

    No comprendo como no se denuncia la mentira como causa de una inmensa gravedad democrática.

    Y al que miente se le llama mentiroso, y el mentiroso tiene que estar inhabilitado para gobernar.

    Han caído presidentes, Nixon por ejemplo, por mentir, amen de las escuchas. El propio Buss perdió las elecciones por mentir en una guerra inmoral, y Aznar lo mismo.

    Un programa, unos videos en donde se acusaba a Zapatero de unas medidas erróneas, contrarias a lo que el país necesitaba para crear empleo, jamás era la subida de impuestos, eso que esta grabado y se ha incumplido en su programa electoral, las fuerzas democráticas, tienen la obligación de hacer dimitir solo por eso al presidente, por mentir en la campaña electoral. Quizás es mejor destruir el mundo, y después como hace la iglesia, hacer santos, dando tazas de arroz, para sobrevivir en la indignidad y la miseria..Muchos viven del dolor ajeno

    Responder
  2. Excelente artículo que explica de forma clara sin rodeos lo que nos está ocurriendo a los trabajadores. Lo compartiré con mis lectores.

    Responder
  3. Siempre traigo aquél comentario de Milton Friedman…"Los gobiernos nunca aprenden, sólo la gente aprende"…

    Son los ciudadanos los que siempre pagan !

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  4. rosa

     /  12 febrero, 2012

    El problema no es que Rajoy y sus compadres mientan, éso ya lo sabíamos o lo deberíamos saber!!… el problema es que a Zapatero lo derribó una gravísima crisis económica que, de no haberse producido,no hubiera creado el clima idóneo para la victoria del PP. El problema es que una importante mayoría del pueblo español no piensa por sí misma, no está acostumbrada a hacer análisis críticos de lo que ve,lee y oye,o ,lo que es peor, no lee, sólo ve telebasura y no escucha, aunque sí oiga…Y en mi opinión todo ello se produce porque en este triste país no se conoce la Historia, no se conoce de dónde y cómo viene la derecha, a la que nunca le ha preocupado si el país va bien o mal, porque a ellos siempre les va bien…Porque los españoles somos un pueblo cómodo y desmemoriado que,cuando vienen bien dadas, todo lo que hace un gobierno de izquierda es lo normal y, cuando vienen mal dadas, como ahora, no se molestan, o no son capaces de pensar, que esos derechos ,que tanto ha costado conseguir,a la derecha le molestan porque ellos nunca los defendieron y tuvieron que tragarlos a la fuerza,siempre con la intención de hacerlos desaparecer en cuanto llegasen al poder y éso es ,exactamente,lo que están haciendo, siguiendo su pensamiento y sus ideas y hechos de los últimos 200 años.Lo que no puedo entender es por qué ahora los que los votaron están tan enfadados y extrañados…Qué mala es la ignorancia !!.

    Responder

Deja un comentario