• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

La trampa

La sumisión permanente de los Estados miembros a los dictámenes neoliberales de Merkel será la causante de la mayor Revolución de la Izquierda que tendrá lugar dentro de las fronteras artificiales de Europa.
Desde la crítica progresista, debemos hacer un llamamiento contundente a la indignación colectiva para solicitar a gritos el rescate de nuestros  Estados por encima de los mercados. La imposición de estos últimos a la voluntad popular, o dicho de otro modo, el golpe de poder  mediante la militarización de la oferta y la demanda, está siendo la grieta que terminará por asfixiar los pulmones encharcados de la libertad política occidental.

Los pronósticos catastróficos de la OCDE con respecto al paro para el próximo año vaticinan los metros de pancarta que colapsarán las calles y avenidas en la España triste del presente. La falta de ética kantiana causada por la incoherencia entre los silencios de la oposición y los hechos actuará como arma destructiva en el sólido poder del nuevo ciclo marianista. La crítica destructiva y populista a las políticas de Zapatero por parte de la bancada azul conservadora será la trampa que impedirá a Rajoy terminar su contrato de cuatro años como inquilino de la Moncloa. El rodillo azul tendrá dificultades para dar una nueva pasada al deterioro futuro de su fachada.

Los mercados serán las olas que destaparán la verdad de las arenas demagógicas de la derecha. Los datos reiterados de la EPA y las tijeras exacerbadas de Europa pondrán sobre el asfalto cientos de metros de pancarta que marcarán los inicios de la revolución de la izquierda. La frustración electoral por la búsqueda de soluciones en frentes equivocados y la ausencia de grúas en la España de Rajoy serán las causantes del desahucio forzoso de Mariano en su incómodo cheque popular. La visualización en un horizonte temprano de un número superior a cinco millones de parados sin tener a ZP para lanzarle los dardos envenenados de los males existenciales precipitará al vacío los cimientos ideológicos neoliberales y la toma de conciencia colectiva de repulsa europea.

Este sentimiento social será la razón para la regeneración de la izquierda y la puesta en práctica de un cambio ideológico que anteponga la supervivencia de los Estados a las exigencias competitivas de los mercados. Las exigencias del cambio de modelo político conseguirán devolver a los políticos la libertad perdida durante los años de prisión en una cárcel llamada Europa.
A día de hoy, el político soberano elegido libremente mediante el escrutinio de las papeletas de ayer ha pasado a ocupar el rol de mando intermedio en los cuadros directivos del poder europeo. Hoy los políticos han pasado a ser los "jefecillos" de millones de subordinados cuyo poder de control viene determinado por las decisiones de sus directivos de arriba. La ausencia de libertad que supone la escenificación del rol de mando intermedio en la empresa  europea impide gobernar la casa con  libertad. Los mercados, o dicho de otro modo, los cuadros directivos de Europa han sustituido a los "jefecillos emocionales de Grecia e Italia" por tecnócratas racionales sin la legitimización civil de su poder. En España, probablemente Rajoy, será sustituido antes de salir de su trinchera por la supremacía "merkeliana". La izquierda deberá levantarse para impedir arrodillarse ante un nuevo "Tejero" llamado Mercado.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. Respetando esta opinión, me parece un poco catastrofista ¿No?

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  2. Abel Ros

     /  28 noviembre, 2011

    Buenas tardes, Mark.

    Aunque pueda parecer una distorsión de la realidad a Rajoy se le presenta un problema para salvar su consolidación como nuevo inquilino de la Moncloa.

    El pueblo ha pedido un cambio en sus vidas mediante la voz de las urnas. Dicho cambio ha sido el sueño vendido por la derecha a la ignorancia colectiva mediante la politización de la crisis económica. El PP votó no a los recortes de ZP y, ahora tendrán que hacer un ejercicio de incoherencia política y actuar en consonancia con Europa. La izquierda descontenta por la radicalización neoliberal tomará conciencia y solicitará una Europa más keynesiana y menos plegada a los mercados. El péndulo histórico volverá a insuflar oxígeno de izquierda para salvaguardar los intereses de la mayoría y esa será la batalla que tendrá Rajoy si quiere seguir empuñando el cetro de la confianza ciudadana.

    Saludos, Abel Ros

    Responder
  3. Coincido en una solución Keynesiana para esta Crisis, como la que presentó Roosevelt con el "New Deal" de 1933 (Hubo que esperar al final del mandato Hoover, republicano…)

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  4. conchitalloria

     /  7 octubre, 2012

    SOBRE EL PROGRAMA DE TELE 5, SABADO NOCHE
    Vi un poco del programa, también el 67% de los que votaron al PP volverían a votarlo, dato escalofriante, pero me alegro mucho que si ganase el que debería de dimitir.
    Cuando el árbol crece torcido, después es difícil enderezarlo, y eso lo enseñaban en los colegios del franquismo, para enderezar los comportamientos infantiles, pues decían que después de torcidos nada se podía realizar.
    La democracia nació podrida, ha sido manejada por los que gobernaban en la transición.
    Es como si a ETA se le dejase llevar a ella las decisiones para un plan de paz.
    Los golpistas, Franco y los militares sublevados contra la republica fueron y son terroristas, pues la palabra terrorista se emplea en aquellos que quieren obtener sus deseos por la fuerza del terror. Y la guerra civil fue eso, obtener el poder a través de un golpe de Estado. Claro, España estaba tan acostumbrada a golpes de estado que uno más ya no importaba.
    La democracia nació torcida y ahora es difícil enderezarla.
    Se consintió desde Aznar un gobierno autoritario, y cuando estaban en la oposición una oposición denigrante, capaces de hacer todo lo peor para conseguir sus fines, y se les ha consentido.
    Este es el resultado. Ahora queremos enderezar lo que ya no tiene solución.
    Hay que volver al inicio y que la constitución ponga de manera clara el papel de los políticos en la gestión del gobierno y el papel de la ciudadanía en el control de sus acciones.
    Sé les deja que gestionen nuestros bienes, no que derrochen y empobrezcan al país, que es empobrecer al ciudadano.
    Conchita Lloria

    Responder

Responder a Mark de Zabaleta Cancelar respuesta