Entrada anterior

“Camorristas y pendencieros”

La intolerancia envuelta de insultos y ejercida desde las altas esferas del poder hacia las manifestaciones democráticas de la sociedad civil, es el combustible propicio para avivar la llama de la indignación. 
Las manifestaciones de la señora Aguirre, con ocasión de la presentación del libro de Pedro J. Ramírez, ponen en evidencia la "política de bar" que se práctica desde los escenarios formales del poder.

La comparación errónea de "la Revolución Francesa" con los "camorristas y pendencieros" del 15 -m, en palabras de Esperanza, forman parte de la "provocación clasista" hacia aquellos que en ejercicio pacífico del derecho a manifestarse, sufren  a cambio el insulto y la demagogia dolosa de sus gobernantes.
Desde la crítica de la izquierda, es de vital importancia para la salud democrática del tejido institucional, poner freno y denunciar con los  instrumentos de la razón, los argumentos sin sentido emitidos desde la "derecha clásica de Madrid",  contra los intereses de la izquierda, en contraste con el silencio de aquel que sin pasar por "el trámite electoral" se proclama, en palabras de Alfredo, como inquilino de la Moncloa.

La consideración del 15-m como el "germen de golpes de Estado" junto con la afirmación de Manuel Moix, Fiscal Jefe de Madrid: "los indignados exteriorizan su ignorancia sobre la convivencia democrática", y las declaraciones recientes de Aznar sobre la  "extrema izquierda" del  movimiento, debe servirnos para reflexionar sobre los prejuicios que la praxis de Hessel está causando en el tejido azul de este país.

Lógicamente, y no hay que se muy inteligente para darse cuenta de ello, la inmensa mayoría de los "camorristas y pendencieros", que decíamos atrás,  no son, sin lugar a dudas, los hijos de las clases pudientes de la derecha.
La indignación surge del sufrimiento y éste tiene sus raíces en los desequilibrios nefastos entre recursos y necesidades. La angustia por no poder pagar la hipoteca, la estructura desigual entre ¨mileuristas" y banqueros, el azote del desempleo y la frustración entre "querer y no poder trabajar" son los trazos que dibujan el perfil del indignado de hoy.

La falta de sensibilidad de la derecha con la sintomatología de una clase media herida y empobrecida por el servilismo político de los mercados, debe servir a la izquierda para canalizar el discurso de los indignados y marcarles los objetivos políticos que siempre han renunciado.
Para ello, es necesario la politización del movimiento, o dicho de otro modo, su adscripción a la identidad de la izquierda como reacción al desplante manifiesto de la derecha.  Para conseguir su cometido, el movimiento 15-m debería plantear la finalidad de sus gritos en un discurso articulado de sus intereses de grupo.
Una vez delimitados sus  objetivos, mediante fórmulas asamblearías, será el momento de ceder sus intereses de plataforma al discurso político progresista para que, desde el poder ejecutivo y legislativo, sus propuestas e inquietudes sean materializadas en instrumentos legales y reales del discurso democrático.

La abstención como vía de repulsa a las élites políticas se traducirá  en una participación democrática de corte negativo, es decir, favoreciendo el poder de aquellos que, probablemente, no les tenderán la mano para salvar sus intereses de grupo. Es repugnante que políticos elegidos democráticamente tengan la insensibilidad y la falta de empatía para criticar y provocar la ira a miles de personas que lo único que quieren es expulsar la disconformidad democrática que llevan dentro.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Acertada reflexión sobre la reafirmación de un movimiento que necesita organizarse bajo una identidad "demócrata" , liberal, para luchar de igual a igual frente a quienes "no les tenderán la mano"…

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  2. El movimiento del 15-M debe plasmar sus propuestas de forma clara, presentarlas a la sociedad y pedir su respaldo. Hay mucha gente hasta las narices con ganas de participar en política de otra manera.

    Responder

Deja un comentario