• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior

Las gaviotas

Después de un año con dieta de adelgazamiento, el país de los clásicos no ha conseguido llegar al agujero esperado en su cinturón desgastado.  La inyección de dinero otorgada al hermano pobre de la "familia Europa" no ha servido para saldar sus múltiples "púas", ante la mirada atónita de acreedores enfadados por el maquillaje doloso de sus números rojos.
El "efecto espantada" provocado por el ruido mediático de la noticia ha incrustrado en las turbulencias de los mercados,  el estigma  económico: necrópolis  igual a ruina.

La lucha por vislumbrar la luz al final de túnel con vehículos desiguales,  pilotados por conductores negligentes;  impedirá salir de la oscuridad a la velocidad marcada por el "Ferrari"; en una autopista transitada por camiones y seiscientos.
La perseverancia por mantener los criterios de convergencia en coyunturas económicas adversas ha generado efectos colaterales en las esferas ideológicas de los países menos agraciados.
La venda de desesperación de casi cinco millones de parados y las ilusiones vendidas por la práxis pasiva de la derecha, está generando el caldo de cultivo propicio para que un país sociológicamente de izquierdas vuelva a ser castigado por aquellos que,  sin haber navegado contra corriente, debilitaron los derechos de la mayoría.

Bajo la estética blanca y elegante de la gaviotas se esconde el vuelo bajo del buitre carroñero que todas llevan dentro. Durante la etapa 2000-2008, el país desarrolló un crecimiento económico suscitado, entre otors factores,  por una bajada acusada y duradera de los tipos de interés. Esta bajada del precio del dinero puso en marcha un sistema de crecimientos alcistas del PIB en contraste con curvas desenfocadas en sus puntos de equilibrio y causantes de excedentes insostenibles auspiciados por el  oligopolio bancario.
El maquillaje de riqueza y la mentira propagandítica de "España va bien";  no estuvo en sintonía con un  fortalecimiento de los derechos sociales a un proletariado ilusionado con el ruido ficticio de sus euros prestados.
Las recetas del "mejor ministro de economía,  ¡Rodrigo Rato!", no tuvieron en cuenta a la parte más débil de la balanza.
El SMI no creció en proporción a la riqueza del instante, con la consiguiente alegría para las élites capitalistas de los trajes y las corbatas.
Las becas de miles de estudiantes de clase media se vieron  drásticamente recortadas en contraste con balances nacionales positivos. La apuesta por la seguridad pública paso a un segundo plano y el recorte de efectivos tuvo su eco mediático en titulares, tales como; "Torrevieja año 2003 fue considerada la ciudad más insegura de Europa". La congelación del sueldo de los funcionarios fue decisión unilateral al margen de dictémenes europeos.
Las intenciones del señor Aznar de recortar la prestación por desempleo trajo consigo la huelga general del año 2002, con la consiguiente manipulación informativa por TVE y su cara visible Urdaci.
La receta contra la temporalidad fue a cambio de un recorte en las indeminzaciones por despido de 12 días de salario  por año de servicio menos  y un tope máximo limitado a 24 mensualidades, en perjuicio  del trabajador y en pro de su fieles electores.

A igualdad de condiciones, o dicho de otro modo, sin "crisis mediante", durante la primera legislatura del PSOE se consiguieron derechos sociales,  que la derecha en ocho años de "vacas gordas",  no ofertó a las clases más necesitadas.
Entre otras medidas, citamos a modo de ejemplo; el incentivo de la natalidad con el cheque bebé,  más del doble de plazas convocadas para los cuerpos y fuerzas de seguridad. Aumento considerable de las becas secundarias y universitarias;  fortalecimiento y amplitud de libertades: aborto, matrimonios homosexuales, dependencia, igualdad
Con la llegada de la crisis y coincidiendo con el segundo mandato del señor Rodríguez Zapatero, las medidas fueron en un primer lugar de estímulo económico en sintonía con las doctrina keynesiana y la influencia de Krugman: el plan – E, las ayudas para incentivar el consumo automovilístico, la compra de activos a los bancos, fortalecimiento de las garantías de los depósitos bancarios, la intervención de Caja Castilla y las ayudas de los 400 euros postdesempleo.

Mientras el partido "del puño y la rosa" sigue luchando para salir de la crisis, las "gaviotas" continúan con su vuelo bajo esperando saborear la carne trémula de un enfermo que no les interesó ayudar.

 

Deja un comentario

3 COMENTARIOS

  1. El problema es que el partido del puño y la rosa, al que pertenezco, tomo la decisión de olvidarse de las políticas económicas más progresistas en favor de los más débiles y abrazar, obligado o no, el liberalismo más descarado conocido. Y pagaron la factura los de siempre con las medidas de siempre. Llevo 27 años en la administración pública y cada vez que ha habido problemas económicos lo han resuelto de la misma forma. Me han congelado el sueldo en siete ocasiones y el año pasado me lo han bajado. Con Felipe, Aznar o Zapatero no he visto diferencia a la hora de resolver el problema. Todos han aplicado las mismas recetes. Viví el espejismo de que Zapatero iba a ser deferente, pero me equivoqué. En casa, afortunadamente trabajamos los dos, ambos somos docentes, y por eso merecemos ser castigados, porque somos unos privilegiados a quien se puede bajar el suelo porque es algo que se vende bien. Y luego que salga el señor Presidente con afirmaciones de que quien afirme que ha descendido el estado del bienestar miente como un bellaco. El único que miente y manipula el lenguaje es el sr. Presidente. Que el PP actúa como un ave carroñera, por supuesto, está en su naturaleza.

    Responder
  2. Aunque la crisis económica lleve a un cambio de partido en el gobierno, es complicado que se pueda solucionar el tema del paro dentro de la zona euro y bajo una política monetaria que no podemos gestionar.

    Galbraith decía: "Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. bajo el comunismo, es justo al contrario".

    Vamos, que no esperemos grandes cambios !

    Saludos

    Mark de Zabaleta

    Responder
  3. Alberto

     /  12 mayo, 2011

    Cuando logramos salir de la grave crisis y corrupción del Felipe González mediante las medidas aplicadas por el PP (no siempre muy populares) se logró alcanzar un nivel de vida que no se podía imaginar para los que en esa época estábamos pagando una hipoteca que en alguna ocasión llegó al 14% de interés, y se redujo la tasa de paro….pero claro de eso no se habla, es más bonito decir que la culpa la tuvo Aznar porque creó un espejismo (que quizás se tenga razón) pero si ya se veía venir por qué cuando llego ZP no intento cambiar el rumbo? Seguramente porque cuando todo va bien y no te tienes que preocupar nada más que de la forma de tus cejas todo está estupendamente. Pero claro cuando esto ya no ha tenido por donde cogerse lo único que ha hecho es negar la crisis y mentirnos con los brotes verdes…que nos lo cuenten a los 5millones de parados. Así que ellos con el puño nos han dado un buen puñetazo a todos y con la rosa que se convirtió en cardo con tanta espina que le ha salido después de soportar las mentiras de sus dirigentes. El problema es que la única manera de defender un gobierno que está muerto de ideas y propuestas es con el miedo, pero miedo a qué?? A que nos lleven otra vez a un nivel de paro más bajo, a que creen empleo, a que no se van a vender por 4 votos y van aplicar las medidas necesarias?? No nos metáis miedo con el Estado de Bienestar que los únicos que lo ha mermado han sido los del PSOE.

    Responder

Responder a Mark de Zabaleta Cancelar respuesta