Entrada anterior
Entrada siguiente

No robarás

Las investigaciones actuales sobre la presunta trama de niños  robados durante el marco histórico del franquismo decadente, siembra la duda vital de miles de nacidos durante la etapa del "baby boom"  occidental.
La angustia existencial de miles de madres engañadas al acecho de las frías paredes de conventos españoles, pone en tela de juicio los principios dogmáticos del séptimo mandamiento.

El incumplimiento paradójico del "no robarás", por parte de la praxis paradigmática cristiana, ha suscitado la quiebra de los hilos genéticos del parentesco social actual y la duda sistemática de las partidas de nacimiento, maquillados por facultativos complices y manchados por el ruido del dinero.
La inculturación de aquellos seres vendidos a familias aburguesadas  ajenas  a  sus lazos rotos de sangre,  despierta la desconfianza existencial sobre la autenticidad de su pedigree personal.
Desde los fundamentos biológicos de la conducta; la identidad del "yo" sólo es inteligible desde el binomio temperamento y carácter. La variable biólogica de la personalidad, o dicho de otro modo, la parte de nuestros ascendientes que todos llevamos dentro, y que  explica de forma inferencial las futuras enfermedades y  reacciones más primitivas, ha sido truncada para miles de niños, hoy adultos, que ante la credencial de una partida de nacimiento falsificada, han creído conocer una parte errónea de su ser.
Desde la crítica;  debemos reflexionar, al margen del "amarillismo mediático" de los hechos denunciados, sobre  la  presunta incoherencia entre los postulados dogmáticos del adoctrinamiento católico; basados en la austeridad material y la honestidad personal;  y las prácticas ilegales al objeto del dinero sucio, ganado a espensas de la confianza ciega de madres sujetas al imperio de la fe.
Los paralelismos y similitudes entre los cientos de casos denunciados ponen de relieve el factor común del "bebé congelado", utilzado en distintos conventos  para cerrar la coartada de  robos tramados desde las élites médicas y eclisiásticas de este país.
Con las partidas de nacimiento falsificadas y la mentira diacrónica de madres engañadas, sólamente la prueba del ADN entre los polos atrayentes, podrá descifrar la huella imborrable y la auténtica verdad, de aquellos seres que buscan ansiadamente la razón de sus genes.

Deja un comentario

2 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo.

    Mark de Zabaleta

    Responder
  2. joan

     /  29 marzo, 2011

    Tambien hay casos en plena democracia hasta los años 90 que se sepa. y los medicos siguen ejerciendo. La cuestión es el enorme negoci o que ha echo agente como funcionarios ,curas y demas.

    Responder

Responder a Mark de Zabaleta Cancelar respuesta