Entrada anterior
Entrada siguiente

Entre la espada y la pared

El problema – decía esta mañana Andrés – no está en el "derecho a decidir" sino en la ausencia de instrumentos legales para su ejercicio. En días como hoy, el baile de cartas entre Mas y Rajoy no ha servido para alterar la silueta ilustre del país. No ha servido, y digo bien, porque mientras no se cambien las tornas legales seguiremos en una espiral, de "dimes y diretes", sin ningún final feliz. El escudo del "no podemos hacer nada", en palabras de Santamaría, invita a la Crítica a reflexionar sobre los escollos existentes entre: leyes y moral. Si leemos atentamente los argumentos del Ejecutivo para desmontar el órdago separatista, nos damos cuenta que el argumento de autoridad – o dicho de otro modo, “el referéndum autonómico no lo contempla la Constitución" – sirve a las élites del poder para frenar los caballos al "sentir catalanista". Decimos el "sentir catalanista", entre comillas, porque los mimbres jurídicos disponibles, hoy, impiden cuantificar cuántos “sí” y cuántos “no” están en contra o a favor de la libertad – independencia, separación; o como ustedes lo quieran llamar- de Cataluña.

Más en Diario Siglo XXI

Deja un comentario

1 COMENTARIO

  1. rosa

     /  21 septiembre, 2013

    Francamente, a mi me gustaría que les dejasen hacer la consulta, que no el referendum (no tiene encaje legal), porque, si saliese positiva a favor de la independencia, yo les dejaría que se fueran y, si como yo creo, saliese negativa a la independencia, nos ahorraríamos un montón de estupideces y de” negociaciones” sobre la financiación de Cataluña que es el fin último de ese órdago lanzado por A. Mas.
    Y por qué creo que el resultado sería negativo ?…pues porque los catalanes han demostrado ser gente inteligente y “pesetera” y, sinceramente, dudo mucho que haya una mayoría de ciudadanos catalanes dispuestos a correr ciertos riesgos, que los hay…y porque, recurrir ahora a lo que fue Cataluña hace 300 años, me parece la tontería mas grande que se puede decir, porque por esa regla de tres, muchos de fuera podrían reclamar de todo.Seamos serios y dejemos en paz a la Historia, que es éso, Historia.

    Responder

Deja un comentario