Entrada siguiente

El desván de María

El desván se había convertido en el refugio de María. Todas las noches, cuando sus hijos y Luis dormían, sus pinceles cobraban vida al trasluz de las bombillas. Allí – en aquella pequeña guarida – envuelta entre ocres, olores y paletas, la mujer del notario esculpía con trazos amarillos las ráfagas de sus delirios. Detrás del lienzo se apilaban libros desgastados pertenecientes a una vieja colección de clásicos del pensamiento. Entre ellos se hallaban: las "Cartas de un habitante de Ginebra a sus contemporáneos" escritas por Saint Simon; las trompetas de Burón de Charles Fourier; ideología y utopía de Karl Mannheim. A María le gustaba llevar en danza – como ella solía decir – varias obras a la vez. Antes de doctorarse en Bellas Artes pasó de oyente por las aulas de filosofía. Se colaba -cito sus palabras – por la puerta de atrás para asistir de "incógnita" a las clases de Lledó. Se definía así misma como "una rara entre los cuerdos" o, como una vez le dijo a su marido: "soy la pieza que no encaja en este mundo deformado por los martillos de la razón". Era María, singular hasta decir basta e inteligente como ninguna. 

La mujer de Luis devoraba ensayos y leía todo lo que caía entre sus manos. Daba igual que fuera un periódico de ayer, una novela de Dragó o la publicidad del Carrefour. Todo, en el amplio sentido del término, tenía cabida en los ojos de María. En la lectura de los clásicos -decía- se hallan los medicamentos caducados para curar las quemaduras de los tropiezos presentes. Si pusiéramos la oreja, más a menudo, en la mirilla de la historia saldríamos fortalecidos como salía Popeye cuando comía sus espinacas. Con este tono sutil y satírico, María, articulaba sus discursos con sus amigas, las "urracas". Le gustaba mirarse al espejo porque, según ella, nunca nos damos cuenta que envejecemos delante del testigo. Odiaba, y en ello era muy tozuda, ver los cambios de su figura a través de fotografías.  Decía que el paisaje de nuestro rostro erosionaba igual que las montañas a su paso por el medio. Somos como los árboles, las rocas y los perros. Somos un ser vivo más que utiliza sus sentidos para sobrevivir en una selva de predadores y competidores.

Aquella noche de agosto, María encontró en las utopías de Charles y Saint una manera de evadirse de Rajoy. Una forma de construir en los prados de su interior un mundo acorde con su razón. Al igual que Simon, ella detestaba a los curas y todo lo que llevase sotana. La clase parasitaria – término acuñado por el filósofo francés para dirigirse al clero – debería desaparecer de la postmodernidad y dar paso a los artistas. Construir una nueva religión con las cenizas del catolicismo se convertía para María en el primer eslabón de la cadena. El arte debería -decía – apoderarse de lo divino para desplazar a los curas de sus moldes ideológicos. Un mundo liderado por artistas en lugar de religiones serviría para que en el universo de los desvanes aflorasen, en forma de edificios, pinturas y esculturas los pensamientos momentáneos. 

La democracia analógica – término inventado por María – debería subirse al carro de las nuevas tecnologías. Es necesario – decía, mientras felicitaba a su hija por el facebook – aprovechar las corrientes que nos brindan las redes sociales. Corrientes imprescindibles para crear democracias digitales basadas en la horizontalidad. Horizontalidad entre electores y elegidos para construir una sociología del entendimiento. Un entendimiento basado en el diálogo digital como instrumento de crítica y reconocimiento entre las capas de la nobleza y las manos del plebeyo. A través de este diálogo entre "los de arriba" y "los de abajo" conseguiríamos que el cierre social auspiciado por la derecha no se convirtiera en un reducto más del sueño americano. El voto digital debería ser una llamada de socorro para avivar la llama apagada de la participación. Mientras la derecha tiene todos sus peones levantados – decía esta sabia señora – la izquierda necesita un nuevo modelo de motivación para que el espejo de palacio se reflejen las imperfecciones de la calle. Mientras la pensadora pintaba, en el desván se oía el crepitar de la madera a altas horas de la madrugada. El piano de Liszt se mezclaba con el aroma a café que desprendían las nubes blancas de María. La escarcha de la ventana impedía ver lo que se cocía detrás de la farola.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. conchita Lloria

     /  13 agosto, 2013

    La izquierda tiene que ser izquierda. Nos vendieron izquierda, cuando estábamos bajo un régimen dictatorial. Claro, ante semejante listón, todo parecía maravilloso y libertario…incluso alguien le llamo a la libertad, libertinaje, sorpresa que recibí, pues jamás a algo que se le ama y necesita, se le puede despreciar y ensuciar. Claro, libertinaje le llamaban los fascistas, los que descendían de la dictadura, entre ellos, también los que asumían las responsabilidades desde la izquierda.
    Sindicalistas machistas, hombres socialistas machistas…y les parecía normal, ser sindicalista, y varón y ser socialista…claro, los pobres inocentes…que creíamos que el sistema patriara podría ser democrático.

    Responder
  2. Teresa

     /  13 agosto, 2013

    Qué frustrante es constatar que los que deseamos que haya cambios hacia una democracia más auténtica no seamos conscientes de que es ardua tarea, porque la sociedad es muy amplia y centra poco la atención fuera de su propio ombligo. Los conservadores tienen claro lo que quieren: conservar todo lo que han acumulado y no compartir y los progresistas más altruistas,jejeje: más democracia, mejor reparto de bienes, ampliación (no reducción)del Estado de Bienestar, posibilitar vidas dignas paa todos los humanos, lográndose en buena medida hasta que el poder lo tomaron los bancos y las nuevas maneras de hacer dinero hicieron crujir el mundo. Ahora ya sabemos a quién tenemos enfrente.

    Responder
  3. jose gomez madrid

     /  13 agosto, 2013

    Soy de montilla y por desgracia como en toda españa estamos sufriendo el problema del paro,pero unos más que otros,pero lo lamentable del caso es que nadie se mueve para denunciar lo que está pasando en su casa ,y si alguien lo hace como está haciendo un señor que está en la puerta del ayuntamiento solicitando un puesto de trabajo que le ayude a salir un poco de la situación que está pasando,pues siempre hay gente que le critican echándole en cara su pasado si importarle el presente de el de muchos que estamos como el.
    Y los politicos que tenemos,solo te escuchan cuando haces una cosa de esta o por lo menos hacen como que te escuchan,es lamentable que una persona tenga que llegar a atarse con unas cadenas a una baranda en la oficina de empleo para pedir trabajo,cuando a otros les dan trabajo solo por el mero echo de ser amigo del politico de turno.El problema será si colocan a este señor y los que estamos apoyándolo os colocan ema será si

    Responder
  4. Realmente una gran declaración de principios sobre la insensatez de nuestra clase política…

    Responder

Deja un comentario