• Categorías

  • Suscríbete

    Escribe tu correo electrónico:

  • Comentarios recientes

  • Archivos

Entrada anterior
Entrada siguiente

Sobre Infantas y Pantojas

Sin duda alguna, la figura de la Infanta no será trasladada a la trastienda de la Cera. Mientras la muñeca de la tonadillera descansa acostada en las baldas de la estantería," la justicia igual para todos" – en palabras del Monarca – pone palos a las ruedas a la carretilla para que ésta no arrastre a las ceras de Cristina. Es precisamente la evidencia empírica de los hechos,  la que demuestra que: en un Estado de Derecho unos, son más iguales que otros, ante las togas que les juzgan. Sin la Infanta mediante – decía Ernesto en la esquina de Mercadona – otro gallo hubiera cantado en el sino del "empalmado". Gracias al casamiento con la hija de Juan Carlos,  el balonmanista de Atlanta cambió los bronces de su vitrina por los oros de la Corona.

Los balcones de Palma tendrán que descolgar los carteles de "Se Alquila" ante la marcha atrás impuesta por la Audiencia Provincial a las máquinas de Castro. . La intervención del Fiscal y las sombras invisibles de la Monarquía,  han hecho que la hija agraciada del Rey no rinda cuentas ante el Juez, sobre los tejes y manejes de su "flamante" marido. A día de hoy – cuánta razón tenía María – cuando decía aquello de: "en este país – querido Abel –  aún queda mucho que pulir para que el maquillaje de ayer se desprenda en los rostros de hoy". La resolución de Cristina deja en buen lugar a la institución de la Corona pero siembra de dudas a la independencia de las togas aireada por la Suprema. El interés del Monarca por apartar a su hija de los líos de su yerno cuestiona su figura espectadora ante los toros de la corrida. Ahora bien, por muy santa que sea su hija nunca se entenderá que la mujer de Iñaki no sabía “res” de los platos que se cocían en los fogones de su marido.

Mientras los talleres de Rubido tejen sus portadas con agujas de victoria, en los foros republicanos se cuestiona hasta la médula la "suspensión" inédita de la hermana de Felipe. En días como hoy, las vergüenzas de la Zarzuela han ganado la batalla al principio de legalidad. La sangre azul, vertida desde la  cuna, invade los tentáculos institucionales de la frágil democracia. Mientras la Infanta esquiva el "marrón" de los líos de su marido, la otra – la esposa de Diego  – llora con lágrimas de plebeya para que las aguas de sus mejillas desemboquen en los mismos mares que su amiga. En Benidorm – desde la ventana del hotel –  se oyen los agudos de la Pantoja. Isabel canta. Canta con desgarro para que su muñeca de cera esté algún día cerca de Cristina. Mientras tanto, las distancias de la justicia las separan del Museo. Injusto.

Deja un comentario

4 COMENTARIOS

  1. Ariadna

     /  12 mayo, 2013

    Por mucho que el fiscal haya desimputado a la hija del Rey, y que se vaya de rositas; para la sociedad en general -que es más lista de lo que quieren y piensan los señoritos- , la credibilidad de esta señora y compañía ya es nula e imposible de restaurar.

    Responder
  2. Isidro

     /  15 mayo, 2013

    Esta es la prueba de que la Justicia no es igual para todos. Los que no somos como Cristina, ni tenemos el dinero de Isabel, es decir, plebeyos, pobres y quizás para mayor INRI mansos de corazón, La Justicia es implacable. Deshauciados (engañados), jornaleros, pequeños empresarios, autónomos, … no hay plebendas, ni piedad, ni misericordia que valga.

    Sabemos que ni a Cristina ni a Urdanga les van a tocar un sólo pelo. Me conformo con que devuelvan todo lo robado.

    Por otro lado si yo fuera El Rey, para dar ejemplo, me cojía a Cristina y Urdanga y les ponía 10 años limpiando los montes de España, para que aprendieran a Servir a España y no a Servirse de España. Este el trabajo que necesita Urdanga.

    Responder
  3. Es obvio que la justicia es más igual para unos que para otros. Y los ciudadanos sufren expectantes ante tanto abuso (Bárcenas/PP, Urdangarín/Monarquía y Cristina/¿Justicia?)…

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    Responder
  4. rosa

     /  21 mayo, 2013

    Dando por hecho que el caso de Doña Cristina de Borbón es un claro caso de no igualdad jurídica de todos los españoles, me parece que el señor Urdangarín es más tonto que sinvergüenza ,que ya es decir…no se explican si no su chulería ,cuando todo empezó a conocerse, su reincidencia una vez el Rey lo envió a USA con la intención de que se apartara del asunto, así como su “inocencia” para caer en manos del auténtico urdidor de todo el entramado, su socio el señor Torres que, con toda intención y por si las moscas, guardó hasta el último mensaje telefónico para desgranarlos ahora,con cuenta gotas ,jugando al despiste, a ver si así, en medio del escándalo mediático, se libra de algo.
    Pero me parecen mucho mas escandalosos los casos de evidentísima corrupción del PP y sus miembros,dirigentes nacionales, autonómicos y locales, pasados y presentes, y su utilización descarada de la judicatura para que nada les pase, porque nada les pasará !!…y, sobre todo que ,sabiendo los ciudadanos todo lo que se sabe al respecto,hayan seguido dándoles su apoyo, de forma abrumadora, en las urnas para que sigan haciendo lo que quieran bajo esa “legitimación”…éso sí que es grave y no si la Infanta estaba o no al corriente de todos los trapicheos de su cónyuge que, a fin de cuentas, es un caso mas de corrupción en este pobre país nuestro, pero que ,por tratarse de quien se trata ,es mucho mas mediático y, de camino, ayuda a “olvidar” cosas mucho mas importantes.
    Y,lo que mas me llama la atención es que la gente se escandalice,cuando todo ciudadano de este penoso país, que tenga un mínimo de conocimiento de su historia, debería saber que los Borbones siempre fueron unos sinvergüenzas y que la Derecha no considera que roba, sino que se limita a coger lo que siempre fue suyo, entre otras cosas porque la picaresca y la corrupción la llevamos en los genes desde el S. XVI…Una pena !.

    Responder

Deja un comentario