Entrada anterior
Entrada siguiente

Sombras de paz

La vulneración del pacto civil por la indisciplina social de la tiranía parcial del derecho natural a la libertad,  ha sembrado los cultivos del miedo en cientos de víctimas,  que amparadas por la fragilidad de su escudo legal,   fueron elegidas por el  gatillo intolerante del terror.
Con las manos blancas de ayer y el dolor procesional de miles de vidas rotas sacudidas por la lotería amarga de su posición democrática es muy difícil, por no decir imposible, pasar página  y olvidar de un plumazo un capítulo amargo de la historia reciente de este país marcado por la sin razón del fanatismo  y las armas como instrumentos de solución.
Mendigar la calma,  o dicho en otras palabras, esperar que la quietud de las armas llegue a los formalismos del papel impreso como "prueba de paz",  implica al sentido común de "los de a pie",   hacer un acto de fe en los dogmas irracionales del "hacha y la serpiente" con el objeto de anestesiar el dolor de su veneno,  y celebrar con la "sonrisa mediática" del mañana la ecuación de su final.

La ansiedad por el manifiesto unilateral de su  final,  ha puesto la mirada internacional en  la eficacia de las élites policiales y políticas. Mientras las "víctimas"  continúan encarceladas en los barrotes de su dolor sin la válvula de escape mediática y social que las libere de su prisión. La "puerta del recuerdo" debe permanecer siempre abierta para que la fuerza colectiva haga de guardian de la verdad e impida las intromisiones del olvido. A través de la custodia del recuerdo conseguiremos mantener viva la censura crónica del terror.

El "fax de la paz",  que tanto anhelan las "élites tóxicas" para poder extrapolarlo al discurso del 20-n y obtener el correspondiente rédito electoral en  sus cuotas de urna, debe servir a la soberanía popular para reflexionar sobre la supremacía del interés maquiavélico de unos pocos en detrimento del dolor irreversible de los elegidos.
El final de ETA, como ha sido bautizado oficialmente por  la prensa nacional a un fenómeno sostenido con los frágiles mimbres de la intuición, invita a la cautela a no volver a tropezar en los espejismos de la desesperación.
Es de recibo recordar, la ruptura de la tregua en tiempos de Aznar, así como, el rubor de ZP cuando engañado por las palabras del terror cayó en los abismos de la intuición. Sus declaraciones de paz fueron, desgraciadamente sepultadas por el terror y la traición de aquellos que  decían ir en son de paz.

Desde la crítica intelectual debemos hacer una llamada a la razón y analizar los hechos con su debida correlación empírica. Hasta hoy, y a pesar de la puesta en escena del diálogo internacional de paz, debemos apoyarnos en las siguientes premisas de verdad:
– El último atentado de la banda en suelo español fue el 31 de julio de 2009 cuando murieron dos guardias civiles,
– Un víctima mortal en Francia en 2010.
– Caída reciente de la última base logística en Portugal.
– Más de medio centenar de detenidos desde enero del presente año.
20 de octubre del 2011, anuncio oficial de su final*.
La evidencia empírica pone de manifiesto la existencia veraz de un paréntesis de calma y un debilitamiento neurálgico de las estructuras del terror.
Ahora bien, ¿puede deducirse con rotundidad que estamos inmersos en su final? probablemente sí.
¿Supondrá esta noticia un cierre de un capítulo marcado por cuarenta años de tensión terrorista? Posiblemente sí. Pero para las "víctimas" evidentemente no. El final de ETA no cierra el capítulo del dolor. 
¿Se pondrán los partidos políticos la medalla de esta supuesta "manifestación unilateral de la paz"? Probablemente sí.
 ¿Se producirá la legalización de Sortu y el acercamiento de los presos a las cárceles vascas? La democracia lo dirá.

*OBSERVACIÓN:
Este artículo fue escrito durante la tarde del 19 de octubre;  un día antes de que ETA anunciase su cese definitivo. Tras conocer la noticia, volví a leer el borrador para decidir si procedía su publicación. Sólamente tuve que añadir  la frase "20 de octubre del 2011, anuncio oficial de su final". Todo lo demás seguía en pie.

Deja un comentario

3 COMENTARIOS

  1. conchitalloria

     /  20 octubre, 2011

    Objetivo cumplido. La unión lo consiguio. Ojala en todo lo demas tengamos objetivos colectivos y dejemos los individuales. Todo mejoraria. Y pensemos hoy que hablamos de victimas y de las reparaciones que se piden, recordemos a las victimas de violencia de genero, 60 este año, y nadie recuerda las cuasas que llevan a este terorismo, :Pido que se unan todoas las fuerzas para erradicar esta violencia, y a las enseñanzas que las provocan..Y tambien recuerdo a las victimas de la ambición que hace que se mueran millones de seres, y tambien a las victimas de la guerra que por conquistar territorios o imponer modelos de sociedad, o religiones matan a miles de seres…Hay miles, millones de victimas que no se les piden perdon, así que seamos mas humildes y felicitemonos de que se disuelva una organización terorista. El que no maten a un ciudadano más, eso ya es suficiente reparación…que no se derrame ni una gota de sangre mas.

    Responder
  2. REUTER

     /  21 octubre, 2011

    Opino que va llegando la hora de analizar la naturaleza del concepto de “víctima”:

    1.-Toda muerte o desgracia, causada mediante el empleo de violencia, a una persona (inocente o menos inocente) convierte a ésta en víctima directa y a toda la sociedad en víctima indirecta. Vivir bajo el terror nos convierte a todos los ciudadanos en víctimas potenciales de esa violencia.

    2.-Por eso, las víctimas del terrorismo de ETA no pueden ostentar la exclusiva política que algunas asociaciones de esas víctimas (no todas) vienen pretendiendo abanderar. Eso las ha convertido en un “partido” radical de tendencia bastante definida.

    3.-Hablan contínuamente de “memoria histórica” respecto a su propia desgracia, a la de sus padres, hijos, hermanos, parientes o amigos reivindicando una “justicia” que recuerda mucho más a la venganza. Normalmente no apoyan ese derecho reivindictorio respecto a otras víctimas históricas. Ya sabemos cuáles…

    4.Una gran mayoría de los responsables de los 829 asesinatos cometidos por ETA en cuarenta años han sido apresados y castigados de acuerdo con la ley. Por su parte, el Estado (el conjunto de los ciudadanos), trata de compensar a sus víctimas , tanto económicamente como con diversos pequeños privilegios. Pero ahora parece ser que lo importante es que esos delincuentes “pidan perdón” y que sus representantes aún no apresados afirmen que se “disuelven” como organización. Me pregunto si las “víctimas” que aspiran a eso tienen sentido común para entender que “pedir perdón” sólo puede ser una atenuante legal para calibrar o modificar las penas imponibles a los delincuentes y que todo lo que se “disuelve” se puede volver a organizar en la clandestinidad.

    3.-Por todo ello, lo que procede es que aceptemos la derrota de ETA, nos mantengamos alerta y comprobemos si es verdad que han renunciado a la violencia definitivamente. Las víctimas directas deberían alegrarse ahora por el bien de las víctimas indirectas, que somos mayoría potencialmente y de hecho. Si desean institucionalizar y politizar definitivamente el tema, que creen un partido político y se lo subvencionen ellos mismos.

    Todos los ciudadanos de bien hemos apoyado de mil maneras a esas víctimas y condenado el terrorismo, pero esa etapa de nuestra historia tiene que concluir.

    Responder
  3. ¿puede deducirse con rotundidad que estamos inmersos en su final? Es una pregunta que guarda la esencia de este "anuncio oficial"…hecho por "terroristas serios".

    Gran artículo

    Mark de Zabaleta

    Responder

Deja un comentario